¿A qué hora es mejor que entrenes para agilizar tu mente?

Si elegís bien el horario para hacer ejercicio, podés tomar mejores decisiones, reforzar la memoria y la concentración.

El ejercicio tiene múltiples beneficios para la salud y el bienestar: previene diversas enfermedades, mejora el estado de ánimo, ayuda a conciliar el sueño, a obtener un mejor descanso y mantener bajo control el peso corporal. Ahora resulta que el horario en el cual realizás la actividad física puede sumar otra ventaja para tu organismo.

Un estudio realizado por investigadores australianos, que fue publicado en el British Journal of Sports Medicine, concluyó que entrenarse por la mañana en una intensidad moderada puede ayudar a agilizar la mente.

La investigación analizó los resultados de 55 hombres y 65 mujeres de edades comprendidas entre los 55 y los 80 años que corrieron en una cinta con y sin pausas cortas de tres minutos. De ese modo, estudiaron aspectos tales como la concentración, la función psicomotora, la toma de decisiones, el aprendizaje visual y la memoria.

Los especialistas detectaron que una proteína que se encarga de que las neuronas que transmiten información al cerebro subsistan en el organismo y crezcan, se elevó durante ocho horas en ambos casos. Es decir, que las sesiones moderadas a la mañana, con o sin descanso, hicieron que el cuerpo segregaba este factor denominado neurotrófico.

No obstante, los expertos apuntaron a que no todos los aspectos cognitivos respondían del mismo modo a una dosis de ejercicio, por lo que consideraron que es posible modificar el patrón de las actividades a lo largo del día para optimizar los resultados.

Además, se descubrió que es recomendable hacer pequeñas pausas durante el entrenamiento. Un ejercicio matutino combinado con breves descansos para caminar puede mejorar la memoria a corto plazo, en comparación con una sesión de ejercicio ininterrumpida.

«Con una población que envejece y busca vivir más saludable durante más tiempo, estos estudios son fundamentales para que las personas disfruten de una calidad de vida productiva y satisfactoria. Este trabajo destaca cómo los cambios relativamente simples en la rutina diaria podrían tener un beneficio significativo para la salud cognitiva», sostuvo el investigador Michael Wheeler, que precisó que sus hallazgos podrían servir para desarrollar ejercicios concretos para mejorar las habilidades cognitivas específicas como la memoria o el aprendizaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

>