Cien mil personas recibieron a la “Mamita del Cerro” en Tumbaya

También la esperaban el Señor y la Virgen del Milagro. El obispo pidió a los presentes “agarrarnos de las manos de Dios”.

Por primera vez en la historia de la “Mamita del Cerro”, las imágenes de la Virgen de Copacabana de Punta Corral y el Señor y la Virgen del Milagro se encontraron en Tumbaya en una noche marcada por la gran fe y devoción de más de 100 mil personas que se acercaron para vivir este momento histórico y sin precedentes.

El encuentro inolvidable para la feligresía católica sucedió anoche cerca de las 20.30 con la llegada de la Virgen de Punta Corral a Tumbaya después de una peregrinación de más de 23 kilómetros desde su santuario.

Las míticas bandas de sikuris empezaron a arribar cerca de las 18 con el cansancio de las mochilas sobre los hombros, pero con el entusiasmo intacto inundaron las calles con sus melodías, canto y baile para ser aplaudidas por la gente que quedó admirada por la fuerza de todos los músicos.

Este año fueron 68 bandas de sikuris las que ascendieron para acompañar y traer a la “Mamita del Cerro”. La primera banda en llegar fue la de “Virgen de Luján” de Villa Jardín de Reyes. Tras ver pasar a todas ellas se escucharon las bombas de estruendo y los fuegos artificiales que anunciaron que la Virgen se encontraba cerca.

Los miles de fieles estaban distribuidos desde la playa del río Grande hasta la ruta 9, también en cada rincón de las pequeñas callecitas, los cerros, los techos de las casas y la plaza. Por supuesto que los que pudieron llegar más temprano se ubicaron dentro del atrio de la capilla donde el altar de la “Mamita del Cerro” estaba preparado y adornado con telas de color amarillo y blanco.

La noche ya se había asomado y el frío casi no se percibía cuando la “Mamita del Cerro” hizo su ingreso alrededor de las 20.30. La Virgen llegó resplandeciente luciendo un atuendo de color blanco con mostacillas que iluminaban los ojos de cada peregrino que la contemplaba con emoción, con felicidad y hasta con lágrimas en los ojos.

Los ramos, los pañuelos blancos y las manos se alzaron para saludarla y pedir que derrame su bendición. A paso lento la virgencita siguió hasta la plaza donde otra cantidad de fieles la esperaban. “Bienvenida Mamita del Cerro!”, exclamaron los servidores para escuchar en el eco de la gente estas mismas palabras al ver la imagen que fue encontrada por el pastor Pablo Méndez en 1835 en el abra de Punta Corral.

Custodiada por la banda de sikuris “Los territorios” de El Aguilar ingresó a la capilla para tener un histórico encuentro con las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro que la esperaban en el altar desde las 11 de la mañana, hora en que llegaron al pueblo de Tumbaya.

Luego de hacer un saludo de reverencia entre las tres imágenes, la “Mamita del Cerro” subió al altar en el que se encontraba el obispo César Daniel Fernández, el cura párroco, Abraham Pereyra, y los demás sacerdotes, listos para la celebración de la santa misa.

“Es la primera vez que tenemos la visita del Señor y la Virgen del Milagro, lo que hace que tengamos hoy a mucha más gente esperando también a la Mamita del Cerro. Esta es una fiesta como todos los años en el Domingo de Ramos cuando llega nuestra imagen bendita”, expresó el obispo. Agregó que “el sábado por la noche realizamos la misa para los jóvenes y estuvimos realizando confesiones a los peregrinos que hacen un gran sacrificio para subir al santuario para acercarse a Dios y purificarse del mal que todos hacemos para vivir una nueva vida”.

Finalmente, recalcó que “en estos tiempos le pedimos a todos agarrarnos fuerte a las manos de Dios, a pesar de todas las dificultades que estamos pasando, económicamente, nos agarremos fuerte para no desfallecer y nos hagamos más sensibles para los que menos tienen, para que nadie pase necesidad”.

Ya cerca de las 22 el ruido iba disminuyendo y para la medianoche el silencio se iba apoderando de Tumbaya para que la Virgen descansara en la capilla y así empezar a compartir desde hoy y hasta el 18 de mayo celebraciones y misas dedicadas a instituciones y comunidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

>