Descubren en Maimará huellas de dinosaurios de 66 millones de años, antes de su extinción

Un grupo de investigadores y científicos que estaban en la ciudad de Maimará, en plena Quebrada, detectaron huellas de dinosaurios saurópodos y terópodos y de aves del último período del Cretácico.

Los descubridores son investigadores de las universidades de Salta, Tucumán y Río Negro, y señalan que los indicios de las huellas, hablan de la existencia de un mar de poca profundidad pero con miles de kilómetros cuadrados de extensión, dijo hoy a Télam el investigador del Conicet Carlos Cónsole Gonella.

“Son muchas huellas, no hay un conteo individual, son dos planchones grandes que tienen varias decenas de metros cuadrado”, contó a Télam Cónsole Gonella, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

Las huellas, que alcanzan los 80 centímetros de diámetro, se encuentran a lo largo de toda la sierra de Alfarcito, cerca de Maimará, 76 kilómetros al norte de San Salvador de Jujuy.

“Era un mar de poca profundidad con máximo de diez metros, pero con miles de kilómetros cuadrados de extensión, y hay evidencias de que se extendía desde Venezuela hacia el sur llegando hasta el norte de Argentina e incluso parte de Brasil”, indicó el investigador.

Según el investigador, oriundo de Tucumán, desde las huellas “es difícil pero no imposible” poder llegar a determinar la especie a la que pertenece.

Las huellas pertenecen básicamente a tres grupos grandes de dinosaurios, uno de ellos los saurópodos (titanosaurios), que tenían cuello largo y con un peso que podía alcanzar decenas de toneladas.

Por estar comprendidos en el período Cretácico, no eran de gran tamaño como otros que vivieron antes, por ejemplo el Jurásico, donde sí eran dinosaurios de gran porte, dijo Cónsole, doctor en geología.

Algunas de las huellas revelan la existencia de Hadrosaurios, llamados “Pico de pato”, y de Terópodos, que eran carnívoros, que “terminan de completar este ecosistema variable” que caracterizaba a la zona, explicó.

Sobre la antigüedad de las huellas, el investigador señaló que fueron tratadas de forma relativa porque no se pudo hacer una datación absoluta, una medición geocronológica que requiere equipos específicos.

“Después de varios años surgieron estos resultados a partir de una descripción y reconstrucción del contexto paleoambiental”, ya que antes no había sido estudiada de forma sistemática.

Años atrás, también en Maimará, un grupo de investigación halló huellas de dinosaurios en la formación Yacoraite, emblemática en la región ya que es la que brindó yacimientos de uranio, petróleo y cobre.

“Era un mar bastante grande controlado por marea, que por ahí hacían variar su nivel -estimó-. Cuando se retraía, quedaban grandes lagos configurados, que tenían una extensión variable”.

En ese contexto es que los dinosaurios pasaban caminando en esas costas, incluidas las aves que se cree relacionadas a las especies acuáticas como pueden ser las gallaretas.

Para el profesional, es importante poder llegar a estas conclusiones para grupos de científicos que evalúan estos trabajos y hace muchos años trabajan en ello.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*