EE.UU.: en plena era Trump, un estado se acerca a la prohibición total del aborto

Si el proyecto es aprobado por la gobernadora republicana, se convertirá en ley.

Se trata de la ley de aborto más restrictiva de todo Estados Unidos. Puede entrar en vigencia en Alabama en breve, si la gobernadora republicana Kay Ivey la firma. No tiene en cuenta los delitos de violación. Solo permite la interrupción del embarazo si la vida de la mujer está en peligro. Y las condenas pueden llegar la cadena perpetua.

En medio de la gestión Donald Trump, el hombre que durante la campaña presidencial cuestionó la actual jurisprudencia porque permite «quitar al bebé de la panza materna» el día anterior al nacimiento y quien al ganar la Casa Blanca prometió jueces para la Corte Suprema que se opongan al aborto, los legisladores de Alabama aprobaron ayer la prohibición de casi todos los abortos.

La ley hará que la interrupción de un embarazo sea un delito sancionable con hasta 99 años de cárcel o cadena perpetua para quien lo realice. La única excepción serían los casos de peligro de muerte para la madre o el feto.

Ahora el texto -aprobado por un amplio margen en el Senado, controlado por el Partido Republicano-, pasa a manos de la gobernadora, quien durante mucho tiempo manifestó su rechazo al aborto legal. Pero Ivey no reveló aún sin sancionará la norma.

En todo el país

En Alabama y otros estados conservadores, políticos y activistas antiaborto alentados por la entrada de jueces conservadores al Tribunal Supremo esperan iniciar batallas legales que anulen la histórica decisión de 1973 Roe vs. Wade, poniendo fin al derecho constitucional al aborto.

«Roe vs Wade ha terminado con la vida de millones de niños», dijo el senador de Alabama Clyde Chambliss en un comunicado. «Aunque no podemos deshacer el daño causado por las décadas de precedentes legales en base a Roe, este proyecto de ley tiene la oportunidad de salvar las vidas de millones de no nacidos».

Por su parte, los demócratas de la cámara estatal criticaron a sus homólogos republicanos. «El estado de Alabama debería avergonzarse de sí mismo. Deberían avergonzarse. Mírense al espejo», dijo el senador Bobby Singleton. «Las mujeres de este estado no se merecían esto. Todo esto es una cuestión política», agregó.

Kentucky, Mississippi, Ohio y Georgia aprobaron leyes que prohíben abortar una vez detectado latido fetal, algo que suele ocurrir en torno a la sexta semana de gestación. La norma de Alabama va más allá al vetar la práctica casi por completo.

Si el proyecto de ley es sancionado por la gobernadora, entrará en vigor en seis meses. Los críticos ya anunciaron que la recurrirán ante los tribunales de inmediato. Solo este año, 28 estados introdujeron más de 300 nuevas reglas para limitar el aborto, según un informe del Instituto Guttmacher, que defiende los derechos de las mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

>