El cáncer de piel aumentaría 40% por efecto del cambio climático

Es una proyección realizada por investigadores de Rosario. Recomiendan que las personas reduzcan su exposición al Sol.

Los efectos del cambio climático generarían un aumento de hasta el 40 por ciento en la incidencia de cáncer de piel en el mundo en los próximos dos siglos, alertaron este miércoles científicos de México y Argentina.

La proyección fue realizada por miembros del Grupo de Física de la Atmósfera, Radiación Solar y Astropartículas del Instituto de Física Rosario (IFIR) de Santa Fe.

El trabajo fue publicado en la revista científica Photochemical and Photobiological Sciences y difundido por el sitio de noticias científicas Cyta de la Fundación Instituto Leloir.

Los científicos emplearon datos previos de estudios realizados en diez regiones de Estados Unidos y elaboraron una proyección de los casos esperables en 2100 y 2200 de los dos tipos de carcinoma (no melanomas) de piel más frecuentes: el espinocelular (CEC) y el basocelular (CBC).

Para ello, anticiparon escenarios futuros de variación de la temperatura ambiente, según lo establecido por los informes del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático de la ONU (IPCC, por sus siglas en inglés).

El escenario más optimista prevé un aumento en la incidencia de los dos tumores que no superaría el seis por ciento.

En cambio, las cifras podrían dar un salto significativo si los países no reducen sus emisiones.

En 2100, los casos diagnosticados de CEC y CBC treparían 21,4 y 9,9 por ciento, respectivamente, y para 2200, el incremento respectivo sería de 40,5 y 18,2 por ciento.

«Nuestras investigaciones muestran que es importante que las personas que trabajan en exteriores o se exponen por otras actividades, reduzcan su exposición a la alta temperatura ambiente y se protejan con sombra, ropa o filtros solares adecuados en momentos de alta radiación solar», advirtió Rubén Piacentini, que lideró el trabajo.

Del informe también participaron Lara Della Ceca y Adriana Ipiña, esta última también investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

>