El crecimiento de los grupos de WhatsApp y el aumento del estrés

Los expertos coinciden en que la utilización de estos chats aumenta la sensación de agobio, ansiedad y necesidad de control.

El de las “mamis del jardín”, el de la «familia», el de los «amigos», el del «trabajo», el de la «facultad», el de «Pre o Veteranos»… Los gupos de WhatsApp se han convertido en parte de nuestra vida y, aunque muchas veces no llegamos a leer todos los mensajes que se escriben en ellos, pueden derivar en una carga excesiva de estrés.

Los expertos coinciden en que, si bien el uso de esta herramienta facilita el contacto directo con las personas, la espera de respuestas de manera casi inmediata genera estrés, tanto para quien manda el mensaje como para quien lo recibe.

“Dejar una hora el celular en la cartera es sinónimo de que cuando lo revise tenga mensajes de mi mamá, el jefe, de la escuela de mis hijos, el esposo y encima comiencen a llamarme porque no les doy respuesta”, explica Gloria Martínez, ejecutiva de una empresa transnacional a Cadena Noticias.

La psicóloga Karina Badillo considera que el WhatsApp “brinda información muy interactiva y útil”, pero que también puede potenciar los deseos de control de algunas personas de manera desbordante.

“La aplicación nos da información en directo y nos puede satisfacer nuestra curiosidad, pero también puede exacerbar nuestras ansias por saber”, amplía.

Además, hace hincapié en que el uso de esta tecnología lleva a suponer a los usuarios que la otra persona responderá inmediatamente y genera el deseo de recibir esa respuesta. En esta línea, el WhatsApp puede convertirse en una fuente de preocupación y agobio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

>