Robaron en una de las mansiones de Susana Giménez en Uruguay

Ladrones ingresaron a la propiedad de la diva, que se encuentra de viaje en Australia, y se llevaron tres cuadros y electrodomésticos.

Susana Giménez fue víctima de la inseguridad: unos delincuentes ingresaron a La Tertulia, la mansión que la diva tiene en Maldonado, Uruguay, y se llevaron tres cuadros.

Las obras que fueron robadas serían originales del artista español Pablo Picasso, por lo que serían de muy alto valor. Además, se llevaron un televisor, un microondas y una cafetera.

La Policía investiga si un hecho de violencia contra una anciana de 90 años que vive en la zona tiene relación con el robo en la mansión de la diva argentina.

Los ladrones no habrían tenido mayores inconvenientes al ingresar a la propiedad, ya que eligieron un momento en el que se encontraba vacía.

La Tertulia, ubicada a 15 kilómetros de laguna Garzón, fue comprada en 2011 por Susana y se inauguró a fines de 2013. Dispone de 500 metros cuadrados y seis suits. Los ingenieros y arquitectos debieron crear la caminería y el desarrollo para la infraestructura, la luz, el agua y la comunicación.

Está ubicada en la punta de un cerro y fue construida con piedras del lugar. Las paredes interiores están recubiertas de madera y los pisos son de cemento alisado, mientras que utilizaron ladrillo para los pisos de las galerías.

Tiene cuatro suites, una gran recepción, una cocina enorme y el fondo de la pileta es de roca natural. El establo, donde guarda la maquinaria, encierra también la casa de los encargados.

“Fui un día y me enamoré del lugar, de las águilas que planean en ese vallecito, el silencio y la paz. El campo uruguayo es quebrado y ofrece unas postales increíbles“, contó la conductora al abrir las puertas de la inmensa chacra.

La diva reveló que bautizó a la casa con el nombre La Tertulia porque es “un término muy usado en Buenos Aires que remite a los tiempos de la colonia, cuando las señoritas hacían tertulias y se sentaban todas en un living donde mantenías largas charlas”. Además, dijo esta mansión es muy diferente a La Mary (su otra propiedad en Maldonado) ya que es más “salvaje” y tiene “un clima bravo y vientos muy fuertes”.

A pesar de las comodidades, al año de estrenarla la diva la puso a la venta: “Para ir, tenés que tener un amor. Es un refugio de amor, pero como no tengo el amor…“, dijo en su momento. Está valuada en diez millones de dólares y su acceso no es sencillo. Hasta el momento no había conseguido comprador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

>