A 6 años del crimen, publican la última foto de Ángeles Rawson el día previo al asesinato

Fue tomada el día antes del brutal asesinato de la chica de 16 años.

«El 9 de junio, un día antes, armamos esta foto en blanco y negro. Fue lo último que hicimos juntas. Me acuerdo que elegimos esta foto porque expresa el infinito amor que nos tenemos en nuestras miradas. Cómo te extraño mi amor… Sé que me dejaste un legado inmenso que intento cumplir con la misma integridad que tenías, hasta tus últimos momentos. Y lo voy a hacer hasta que nos volvamos a encontrar. Te amo hasta el cielo de las nubes, Mumini. Mami».
Jimena Aduriz es la mamá de «Mumi», Ángeles Rawson, y sobrelleva el dolor de su horrorosa muerte, ocurrida el 10 de junio de 2013. Este martes subió la última foto junto con su hija, tomada justo el día previo al crimen, cuando el portero de su edificio, Jorge Mangeri, estranguló a la adolescente de 16 años en medio de un ataque sexual.

Dos años más tarde, el Tribunal Oral en los Criminal N° 9 lo sentenció a prisión perpetua por «femicidio, abuso sexual  y homicidio agravado criminis causae».

El fallo fue confirmado en 2017 por la Sala II de la Cámara Nacional de Casación y el año pasado fue apelado por la defensa con un recurso en queja ante la Corte Suprema de Justicia.

En el juicio se dio por probado que el 10 de junio de 2013, a las 9.50, Ángeles regresaba de su clase de gimnasia, llegó al edificio de Ravignani 2360, en Palermo, pero no entró a su departamento de la PB «A» porque fue interceptada por Mangeri.

Para la Justicia, el encargado llevó a «Mumi» a algún sitio del edificio y allí inició un ataque sexual que, por la resistencia de la víctima, terminó en el homicidio con la chica sofocada, estrangulada y luego arrojada a la basura.

Al día siguiente, su cadáver fue hallado en la planta recicladora de basura de la Ceamse de la localidad de José León Suárez, partido de San Martín.

El caso se esclareció cuando el propio Mangeri fue llevado a declarar como testigo. Allí primero dijo que había sido apremiado por la Policía y luego se autoincriminó y quedó detenido cuando le dijo a la fiscal Paula Asaro: «Soy el responsable de lo de Ravignani 2360. Fui yo».

Los análisis de ADN comprobaron que debajo de las uñas de Ángeles se halló el patrón genético de Mangeri, lo que demostró que la chica intentó defenderse del ataque y antes de ser asesinada alcanzó a rasguñar al portero que tenía en distintas partes de su cuerpo varias excoriaciones compatibles con arañazos.

Mangeri recién podrá pedir libertad condicional en 2048, tras 35 años tras las rejas, cuando tenga 80 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.