A raíz de su mínima victoria CFK festejó y sigue en campaña

La ex presidenta relanzó su actividad pública de cara a octubre. Pidió “construir una nueva mayoría” y cuestionó con dureza al oficialismo.

Senadora, Cristina senadora, Cristina senadora”, fue el coro que recibió la ex presidenta al subir ayer al escenario del gimnasio de un club de barrio platense. La esperaban los candidatos bonaerenses de Unidad Ciudadana, desde Scioli y la intendenta de La Matanza (Verónica Magario), hasta el radical (y cada vez más influyente) Leopoldo Moreau, el jefe del peronismo provincial Fernando Espinoza y el corredor de autos, Marcos Di Palma.

A diferencia de sus últimos actos, para el relanzamiento de la campaña con vistas a las elecciones del 22 de octubre, Cristina Fernández hizo un discurso largo, de casi 50 minutos. El primer tema que abordó fue el resultado de las PASO del 13 de agosto, en el que resultó la ganadora en el segmento “senador nacional” por unos 20 mil votos sobre el candidato oficialista, quien la había superado por unos 6 mil votos en el escrutinio provisorio.

La ex mandataria convocó a “una campaña ciudadana” de cara a octubre, para “construir una nueva mayoría”, aunque no mencionó a otros opositores con los que alguna vez compartió espacio político, como Sergio Massa o Florencio Randazzo. “Ganó Unidad Ciudadana y perdió el gobierno”, resumió.

 

Sobre el escrutinio 

“Es la primera vez en la historia electoral argentina que el que gana en el escrutinio provisorio no ganó en el definitivo. Después de 17 días recién hoy los argentinos y el mundo se han enterado qué pasó en la primarias del 13 de agosto. Ganó Unidad Ciudadana y perdió el Gobierno que había colocado a esta elección como un plebiscito al ajuste económico y social. De cada tres argentinos, dos votaron a la oposición”, interpretó.

“¿Qué pasó ese 13 de octubre, perdón, de agosto? Festejaron y bailaron ante los ojos de los argentinos y del mundo, el Presidente, la gobernadora, el ex ministro de Educación y candidato a senador, haber ganado las elecciones, mientras un zócalo televisivo decía que Unidad Ciudadana había tenido el 30% y ellos, el 37”, resumió.

“Tuvimos paciencia para enterarnos que en este país federal integrado por 24 provincias, en 14 ganó la oposición”, dijo. “¿Vieron que ellos hablan de cómo nos ven en el mundo? Hoy en la BBC titula ‘Las insólitas elecciones en la Argentina donde Macri festejó la victoria pero ganó Cristina Fernández’. No es una buena imagen institucional”, dijo.

Cristina adelantó que pedirá una auditoría del software en el que se ingresan los datos. “Después de lo que pasó, vemos que a contramano del mundo querían el voto electrónico. Es muy claro para qué lo querían”, sostuvo.

“Primero ganaron, después ‘empate técnico’. Las elecciones se pierden o se ganan, no se empatan. Después hablaron de ‘un puñado de votos’. Kirchner ganó la intendencia de Río Gallegos por 111 votos. Miren si son importantes los votos”, señaló para recordar que el actual gobierno “no ganó el balotaje por 20 puntos. Ese puñado de votos es la democracia misma”, definió.

Lo que viene

Criticó la “concentración de poder” del gobierno. “Demostrar poder tal vez sea la causa de la desaparición de Santiago Maldonado”, dijo y pidió que “el gobierno garantice que el oponente no es un enemigo sino un ciudadano con derechos a manifestarse libremente”.

Asimismo, trazó un diagnóstico económico: “Estamos ante el déficit comercial más grande desde 1910; han superado el déficit fiscal por cuatro; vamos por un endeudamiento cuyos intereses son el 100% de lo que se pagaba en 2015. Es un plan inconsistente”.

También se refirió a su campaña política de las PASO. “No tenemos afiches, carteles, recursos, sin medios; es más, con los medios hablando en contra”, describió. “Una hazaña democrática fue nuestra victoria”, resumió. “Yo también hice una apuesta en estas elecciones; si era posible en época de la postverdad ganar una elección sin pisar un set de televisión, y lo hicimos”.

“Ganamos en agosto y podemos ganar en octubre, pero sin exitismo que es mal consejero y el padre de la derrota; no se equivoquen”, dijo a los manifestantes, a quienes cada tanto pidió que no falten el respeto al gobierno con sus consignas.

Cerró convocando a “una campaña ciudadana” consistente en llevar el mensaje opositor a “fábricas, oficinas, universidades”, en una suerte de trabajo hormiga, personalizado, presindente de los grandes medios. Al terminar, pidió a los asistentes gritar “Argentina, Argentina, que es lo más importante”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.