A tener en cuenta: Incrementa 4 veces el riesgo cardiovascular «la diabetes»

Esto incluye cardiopatías y ACV, las que ocasionan la muerte de la mitad de los afectados. Cuando aparecen los síntomas el organismo ya está dañado. Uno de cada 10 argentinos tiene la enfermedad. Cada vez más niños y jóvenes la padecen debido al modo de vida actual

Las personas diabéticas pueden llegar a cuadruplicar el riesgo de presentar complicaciones cardiovasculares, incluidos los accidentes cerebrovasculares (ACV) que tanto temor generan.

Así se desprende del estudio Empa-Reg Outcome que incluyó a más de 7 mil pacientes con este riesgo en diversos países del mundo, mil de los cuales eran latinoamericanos.

Tal situación puede poner en juego la vida a tal punto que se estima que la mitad de los pacientes con esta patología mueren por enfermedad cardiovascular, en particular ACV y cardiopatías.

Las personas que participaron del abordaje eran pacientes con diabetes tipo 2, una enfermedad crónica caracterizada por mayor concentración de azúcar en sangre debido a que el páncreas no produce la suficiente insulina para trasladarla a las células o ésta no es correctamente aprovechada.

Una de las principales preocupaciones al respecto es que por el modo de vida se está identificando cada vez a menor edad, incluso jóvenes y niños, con lo cual el daño orgánico al llegar a la adultez es mayor de no mediar tratamiento.

Los médicos consultados avalaron los datos duros del estudio y señalaron que es habitual encontrar pacientes con un ACV que son diabéticos.

Un largo proceso

El cardiólogo Nelson Fredes, a cargo del Programa de Prevención Cardiovascular del ministerio de Salud  explicó que la enfermedad no surge de un momento a otro sino que se viene preparando a lo largo del tiempo.

“Por eso hablamos de pacientes con prediabetes,  con síndrome metabólico que advierte que ya viene un trastorno que puede terminar en diabetes tipo 2 , adquirida”.

La diabetóloga Analía Álvarez sostuvo que “este desorden en el metabolismo comienza hasta 10 años antes  de que aparezcan los síntomas”.

Los principales afectados suelen ser personas obesas o con sobrepeso y mala alimentación, con poca actividad física y fumadores.Estos factores de riesgo cuando no se revierten, profundizan las fallas metabólicas que provocan también desórdenes lipídicos.

“El síndrome metabólico produce un proceso inflamatorio de arterias,  arteriolas y de todos los vasos en el endotelio que generan una predisposición en ese tejido para que ingresen las LDL, partículas densas de colesterol que generan reacción inflamatoria a partir de lo cual se va formando la placa de ateroma” (cúmulo de colesterol en la pared de la arteria).

Agregó que por algún proceso agudo como un  pico de estrés, comida copiosa  o un cigarrillo  la placa se rompe y libera sustancias procoagulantes, “las plaquetas cuando detectan eso se empiezan a agregar -pegar- en esa zona y ese es el origen del coágulo que se va a armar en ese lugar y eso es lo que va a tapar la arteria, no es que la placa la tapó”.

Los estudios realizados demuestran que el riesgo de sufrir complicaciones cardíacas es mayor en pacientes de reciente diagnóstico, esto se debe a que la placa está más blanda y puede soltarse más fácilmente, con el tiempo tiende a solidificarse.

La endocrinóloga y diabetóloga Graciela Ovcar expresó que a la diabetes “se la considera como una enfermedad vascular porque cuando se hace el diagnóstico de diabetes ya viene con manifestaciones vasculares y el riesgo es muy alto”.

Los principales problemas son el diagnóstico tardío y el alto subdiagnóstico debido en parte a  que se trata de una enfermedad silenciosa.

“Estamos llegando siempre tarde al diagnóstico, aunque parezca reciente, pero ya sabemos que hace muchos años que los factores inflamatorios vienen haciendo daño”, dijo Álvarez.

Fredes señaló que la franja etaria más vulnerable es entre los 40 y los 60 años, edad en que los factores de riesgo se incrementan porque las personas por las exigencias laborales y modo de vida hacen menos actividad física, se relajan, son personas activas sometidas probablemente a situaciones de estrés que generan un pico inflamatorio.

Se estima que la mitad de las personas que la tiene lo ignora, a lo cual hay que sumar que una gran proporción de quienes ya tienen diagnóstico no reciben el tratamiento adecuado o no adhieren a este.

La epidemia de obesidad y un amplio sector de la sociedad que tiende al sedentarismo y a una mala alimentación conforman sin duda un combo explosivo. Según la OMS  80% de las muertes por esta causa se registran en países de ingresos medios y bajos.

El nivel socioeconómico es claramente un condicionante, y queda de manifiesto en la tercera Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR 2013).

Allí se expresa que las personas con bajo nivel educativo y quienes reciben atención médica en el sistema público son  quienes menos controles se realizan.

Para Álvarez influye que se ha perdido la cultura de la consulta de control, mientras que las dificultades para acceder a los turnos por saturación del sistema de salud funcionan como un obstáculo en un contexto en que las personas tienen cada vez menos tiempo libre.

Esto en el sector público se  profundiza por la creciente demanda.

diabetes-1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.