Alberto Fernández rechazó la intervención del gobierno venezolano en el parlamento

El presidente argentino lo calificó de «obstáculo para el pleno funcionamiento del Estado de derecho».

El gobierno del presidente argentino, Alberto Fernández, rechazó este domingo la intervención del gobierno de Venezuela en el parlamento y lo calificó de «obstáculo para el pleno funcionamiento del Estado de derecho».

«Impedir por la fuerza el funcionamiento de la Asamblea Legislativa es condenarse al aislamiento internacional», dijo el canciller argentino, Felipe Solá, en sus cuentas de redes sociales.

Luis Parra, un diputado rival del jefe opositor Juan Guaidó, se autoproclamó este domingo presidente del Parlamento de Venezuela con apoyo del chavismo. Lo hizo sin la presencia de Guaidó en el Palacio Legislativo.

La oposición venezolana calificó la acción del gobierno de Nicolás Maduro de «golpe parlamentario».

Buenos Aires, de su lado, la consideró «un nuevo obstáculo para el pleno funcionamiento del Estado de derecho», según el texto de un comunicado de la cancillería.

«Resultan inadmisibles para la convivencia democrática los actos de hostigamiento padecidos por diputados, periodistas y miembros del cuerpo diplomático al momento de procurar ingresar al recinto de la Asamblea Nacional, para elegir a las nuevas autoridades de su junta directiva», se indicó en la nota diplomática.

Parra, también opositor, había sido acusado de corrupción y rompió hace un mes con Guaidó. Se juramentó con un megáfono mientras el jefe parlamentario intentaba, sin éxito, entrar a la sede de la unicameral Asamblea Nacional.

El líder opositor intentó trepar las rejas perimetrales del edificio, pero militares con escudos antimonines le impidieron saltar la verja, constataron periodistas de AFP.

«El Gobierno argentino también hace un llamado a las democracias del mundo a que ayuden a facilitar ese proceso de diálogo para que Venezuela pueda recuperar a la brevedad la normalidad democrática que históricamente ha caracterizado a ese país», se agregó en el comunicado oficial.

«El resguardo de la independencia de los poderes y de las inmunidades de los parlamentarios son condiciones indispensables para el normal funcionamiento del sistema democrático», indicó la declaración argentina.

Argentina, en cambio, decidió no plegarse al comunicado que lanzó el Grupo de Lima liderado por Estados Unidos, que condenó el uso de la fuerza por el gobierno de Maduro.

Solá dijo que «el gobierno argentino viene intentando por todos los medios que el diálogo y los acuerdos sean el camino para la plena recuperación del funcionamiento democrático de la República Bolivariana de Venezuela».

A su criterio, el respeto a la legalidad institucional «es el objetivo al que busca propender el gobierno argentino, para aliviar el padecimiento de millones de venezolanos dentro y fuera del país».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.