Arabia Saudita pretende terminar el rascacielo más alto del mundo para el 2019

Las obras en la torre, de 1.000 m de altura, comenzaron hace 6 años y estaban paradas por la crisis económica.

El rascacielos más alto del mundo, que está siendo construido en Yedá, Arabia Saudita, será culminado en 2019, un año más tarde de lo previsto, declaró ayer su impulsor, el príncipe saudí Alwaleed bin Talal.

La construcción de la Torre Yedá empezó hace seis años, y cuando se inaugure su altura superará los 1.000 metros, por encima de la actual Burj Khalifa, en Dubai.

“El proyecto fue aplazado, pero será inaugurado en 2019”, explicó el príncipe durante una visita a las obras, a orillas del Mar Rojo. Alwaleed preside la constructora Kingdom Holding, que lanzó el ambicioso proyecto, y que sufrió los efectos de la crisis del precio del petróleo.

El desplome de la cotización del crudo provocó quiebras de empresas en Arabia Saudí, entre ellas una de las constructoras implicadas en la Torre Jeddah, Binladin Group.

Esa compañía fue fundada hace más de 80 años por el padre del fallecido líder de Al Qaeda, Osama bin Laden. Binladin Group tuvo que despedir a más de 70.000 empleados, un proceso que se prolongó hasta el año pasado. Kingdom Holding logró desbloquear la construcción de la Torre, que vuelve a avanzar, explicó Alwaleed.

La Torre Yedá ya cuenta con 30 pisos construidos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.