Boca venció con autoridad a Defensa y será rival de Racing en semis

Sebastián Villa y Juan Ramírez marcaron los goles con los que el equipo de Sebastián Battaglia se impuso en la Bombonera por 2 a 0. El sábado, en cancha de Lanús, será el duelo por un lugar en la final.

Boca Juniors se clasificó esta noche para las semifinales de la Copa de la Liga Profesional en las que enfrentará a Racing, el próximo sábado en Lanús, tras vencer a Defensa y Justicia en la Bombonera por 2 a 0, demostrando una autoridad futbolística que estuvo por encima de los reclamos previos de los de Florencio Varela por tener un día menos de descanso que su rival.

El Xeneize hizo valer la mejor textura futbolística de sus individualidades y el mayor peso de su camiseta, además de la localía que, sin embargo, en la fase de grupos le había resultado bastante esquiva, ya que recién en la última fecha pudo ganar su primer partido en la Bombonera ante el recién ascendido Barracas Central.

Los de Sebastián Battaglia fueron levemente superiores en el período inicial, cuando dispusieron de una ocasión de gol convertido por Pol Fernández (hubiese sido el primero desde su retorno a Boca) y anulado a instancias del VAR por falta previa (codazo) del asistidor, Sebastián Villa, sobre el rostro de Nicolás Tripicchio, y el tanto sí validado del colombiano sobre los 40 minutos.

La primera vez no valió, pero la segunda sí, cuando una gran habilitación de su connacional Frank Fabra a las espaldas de Tripicchio y un posterior regate para dejarlo desairado, le permitieron al nacido en la localidad colombiana de Bello que el próximo jueves 19 de mayo cumplirá 26 años, rematar desde ángulo cerrado al primer palo y abrir el marcador con la involuntaria colaboración de Unsaín, que cubrió mal ese poste.

Esto obligó a Beccacece a «mover el avispero» con los ingresos de Gabriel Alanis por el lateral izquierdo Alexis Soto para tener mayor profundidad por ese sector y Hugo Fernández por un insípido Francisco Pizzini, dándole éste mejores perspectivas de juego al conjunto de Florencio Varela.

Pero hoy el que estaba «bendecido» era su colega Battaglia, que en ese movimiento de piezas acertó inmediatamente al realizar «su» corrección, sacando antes de la media hora del complemento a un Eduardo Salvio que a diferencia de Villa nunca pudo escapar del cerco defensivo ensayado por el «Halcón» en el otro costado de la cancha, para que ingresara Juan Ramírez.

Y a menos de cinco minutos de su ingreso el ex San Lorenzo recibió una precisa habilitación del paraguayo Óscar Romero, tras una docena de toques precios en los que Varela fue el director de orquesta, para transformarse a partir de su letal derechazo cruzado en el primer mediocampista «xeneize» en convertir un gol en este 2022.

Un gol, el segundo suyo con la camiseta azul y amarilla, que no solamente consolidó este repunte del equipo luego de que Battaglia caminara por la cuerda floja con los pies torcidos, sino que fundamentalmente le aseguró un lugar en las semifinales de esta Copa de la Liga, que tendrá lugar el próximo sábado a las 18.30 en cancha de Lanús con presencia de ambas parcialidades y un particular enfrentamiento de estilos entre dos equipos cuyos entrenadores fueron también muy distintos como futbolistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.