Cada vez más cerca del juicio: Cristina y Boudou

Vencedores en la elección presidencial de 2011 y procesados en Comodoro Py, viven momentos decisivos luego de terminada la feria.

La gran actividad que exhiben los tribunales federales de Comodoro Py desde que terminó la ferial judicial de enero, alcanzó ayer a la fórmula presidencial que ganó en 2011 con el 54 por ciento de los votos.

Por un lado, la llamada “causa Ciccone” quedó a las puertas del juicio oral, después de que el juez federal Ariel Lijo rechazara el planteo del exvicepresidente Amado Boudou para que continúe la investigación.

En otro trámite, el fiscal Eduardo Taiano pidió enviar a juicio a Cristina Fernández de Kirchner, en la causa denominada “dólar futuro” que investiga presuntas irregularidades en operaciones financieras del Banco Central.

En lo que respecta a la expresidenta, el pedido del fiscal de pasar al juicio oral no la tomó por sorpresa: el año pasado, Cristina Fernández y otros procesados en esta causa como el exministro de Economía Axel Kicillof y el expresidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, decidieron no apelar los respectivos procesamientos para ir al juicio oral lo antes posible. “Con la mayor premura”, fue la expresión usada por la exmandataria. La causa está a cargo del juez Claudio Bonadio.

En lo poco que va de febrero, a las dos novedades judiciales ocurridas ayer, hay que sumar el procesamiento dispuesto por el juez Lijo de Oscar Parrilli, el último jefe de la AFI del gobierno de Cristina Fernández, y el llamado a indagatoria de la expresidenta dispuesto por Bonadio para el próximo 7 de marzo, en la causa conocida como “Los Sauces”.

Desde el kirchnerismo se insiste en que se está ante “una persecución política”. Ayer, vía Twitter, Cristina Fernández sostuvo que las acciones judiciales apuntan a proscribirla (precisamente en un año electoral), y a tapar hechos del gobierno: “Macri le condona la deuda del Correo Argentino a su familia; 70 mil millones de pesos”, denunció.

Según la imputación, las operaciones de dólar futuro dispuestas durante el final del gobierno de Cristina Kirchner causaron a las arcas públicas un perjuicio del orden de los 17.000 millones de dólares.

En relación a Boudou, el exvicepresidente está procesado por cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública, y se lo acusa por supuestas maniobras para apropiarse de la empresa especializada en la impresión de billetes y otros documentos públicos, que estaba en situación de quiebra, a través de un fondo de inversión “The Old Fund”.

El rechazo a los planteos de Boudou y otros procesados como José María Nuñez Carmona, el supuesto testaferro Alejandro Vandenbroele y el ex funcionario de la AFIP Rafael Resnick Brenner probablemente sea apelado ante la Cámara Federal. Si se rechaza la apelación, el juez elevará el trámite a juicio.

Los imputados sostienen que la investigación no está completa y que el juicio oral podría afectarles sus posibilidades de defensa, pese a que la causa se inició en 2012.

Pero el juez Lijo sostuvo que la eventual elevación parcial de este proceso a juicio sólo tiende a garantizar el derecho de los imputados a obtener un pronunciamiento que ponga fin a la etapa de incertidumbre en un plazo razonable.

Lijo recordó que han transcurrido más de dos años y medio desde que fueran dictados los procesamientos de los imputados y mantenerlos estancados en esta etapa crítica del proceso no sólo atentaría contra la razonabilidad del plazo de sustanciación del proceso, sino que también sería contrario a los principios de celeridad y lucha eficaz contra los delitos de corrupción contenidos en las convenciones Interamericana y de las Naciones Unidas contra la corrupción.

Cristina suspendió viaje a Croacia con su hija

Cristina Fernández notificó ayer a la justicia que no viajará el martes próximo a Croacia, junto a su hija Florencia. Así lo decidió “ante los gravísimos hechos que son de público y notorio conocimiento, inéditos en el período de la democracia que se iniciara en 1983”. La referencia apunta a la filtración de escuchas que llevaron al procesamiento de Parrilli.

La hija de la Presidente, en tanto, ayer recibió otra mala noticia: la Cámara Federal de Casación Penal confirmó el embargo de los casi seis millones de dólares que se encontraron en una caja de seguridad a su nombre al considerar “inadmisible” el planteo de la defensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.