Cae el índice de optimismo para el Gobierno nacional

La derrota en la Cámara de Diputados por el tema del impuestos a las Ganancias le significó una caída de 4 puntos a Cambiemos. El índice económico también se desplomó 2.1 puntos.

Diciembre no arrancó de la mejor manera para el Gobierno. Luego de la derrota política en la Cámara de Diputados por el proyecto de ley sobre el impuesto a las ganancias, el índice de optimismo que mide semanalmente la consultora nacional Management and Fit se desplomó: el indicador político cayó 4 puntos, mientras que el económico bajó 2.1 respecto de la semana anterior (que ya mostraba una leve caída).

El signo más fuerte de la caída en el optimismo social se encuentra en que la oposición logró imponer su proyecto de impuesto a las ganancias por sobre el del oficialismo, y esto dejó una sensación de poco manejo de la situación política.

“En términos políticos fue un embate doble: por un lado, se ponen en duda la durabilidad de las alianzas que supo conseguir el PRO en el Congreso con el PJ no kirchnerista y con el propio Massa y, por el otro lado, sitúa a Mauricio Macri en una situación incomoda”, analiza Mariel Fornoni, directora de la consultora Management and Fit.

Y esta situación incómoda se debe, primero, a los gobernadores, a los que tendrá que convencer para que den vuelta en el Senado lo que sucedió en Diputados.

Y segundo, porque podría quedarse muy cerca, si fracasaran las negociaciones, de vetar la ley con el costo político que esto implicaría.

Las variables que más incidieron en la caída fueron la percepción de cuán eficiente es el Gobierno Nacional con el gasto público y aquella que indaga acerca de la principal preocupación del oficialismo a la hora de gobernar: si se centra en el bien general o en intereses particulares.

“El optimismo político tuvo una caída más brusca en cuanto al clima político actual que en relación a las expectativas políticas”, apuntó la especialista Fornoni.

En términos económicos, los números también cayeron, y las expectativas de la gente son el principal indicador que explican el derrumbe.

“Las tres variables de percepción futura sobre empleo, ingresos y precios, sufrieron fuertes caídas. En el centro de la escena aparece nuevamente la incertidumbre sobre temas clave como las leyes de reforma fiscal y de emergencia social, que se suman a un proceso deflacionario todavía débil y una economía que no logra despegar”, analizó Fornoni.

“No obstante, el efecto ‘esperanza’ sigue sobrepasando el diagnóstico de la situación actual”, matizó la analista.

A toda esta situación se suma el clima social de diciembre, que suele incluir manifestaciones, protestas y demandas sociales insatisfechas que se traducen, entre otras cosas, en cortes de calles.

Esta semana pasada llegó a haber 20 piquetes en un solo día  en la Ciudad de Buenos Aires y sus accesos, convirtiendo al microcentro porteño y puntos clave de la Ciudad en un caos, a lo que se sumó el fin de semana largo y una lenta marcha de escapadas a la Costa Atlántica.

El peor momento

“La reacción visceral del presidente, con duras calificaciones contra referentes de la oposición, y el magro resultado hasta ahora obtenido con los gobernadores, pusieron a Macri en una situación compleja”, cerró Mariel Fornoni.

Los números de la semana pasada mostraban que diciembre no sería fácil para el oficialismo. Ahora, con una fuerte derrota política y un clima social agitado, la medición confirma que el Gobierno de Macri atraviesa uno de sus peores momentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.