Carlos Bianchi quiere dirigir a la selección argentina

Mientras Pérez avanza en las tratativas con los potables candidatos a dirigir la Selección, aparecieron dos nombres que nadie tenía en cuenta. “Puede ser”, dijo el titular del Comité Regularización de la AFA, sobre la chance. Claro que a última hora aseguró que también se reunirá con Ramón Díaz.

“¿Carlos Bianchi puede ser una alternativa para dirigir a la selección argentina?”, preguntó uno de los periodistas de Deportivo Télam. Del otro lado de la línea, primero, sólo retumbó el silencio.

Hasta que, segundos después, Armando Pérez, presidente del Comité de Regularización de AFA, recuperó el aliento y se limitó a responder: “Candidatos hay muchos, pero tranquilamente puede ser una alternativa”.

Lo cierto es que el Virrey, el DT más ganador del fútbol argentino, jamás estuvo entre los candidatos de los dirigentes que definen el futuro de AFA. No lo llamaron y no le dieron la chance de explicar su proyecto.

Según publicó La Nación, a los 67 años, Bianchi sí quiere dirigir al Seleccionado. Cree que es su momento. Y no considera que la edad sea un impedimento, sino un valor agregado para este tipo de trabajo, que difiere mucho del desgaste que puede provocar el día a día en un club.

El ex técnico de Vélez y Boca considera que muchos de los dirigentes creen que ya no tiene ganas de dirigir. Pero no es así. “No estoy retirado”, les suele decir a sus allegados. Tampoco el dinero sería un impedimento.

Negociaría un contrato que se ajuste a la realidad económica de AFA, todo para cumplir un anhelo que tuvo durante muchos años.

El propio Pérez también aseguró que “me voy a reunir con Ramón Díaz. Quiero escucharlo. Es una persona que puedo escuchar, como a otros técnicos, y hacer evaluaciones”.

Tres veces “no”. Bianchi siempre tuvo una relación de desencuentros con la Argentina. Si bien desde hace mucho tiempo lo considera “una cuenta pendiente” y piensa que para cualquier técnico “la satisfacción más grande es dirigir a la selección de su país”, jamás renunció a sus códigos por el sólo hecho de ponerse la ropa celeste y blanca.

Su gran impedimento, en mayor o menor medida, se llamó Julio Grondona. Las tres veces que el ex titular afista le ofreció el cargo contestó que “no”.

En 1998, porque no quiso participar de un proyecto en donde hubiera un manager: iba a ser el DT, pero por encima suyo estaría José Pekerman. Contestó negativamente y a los pocos días firmó con Boca. La segunda fue en setiembre de 2004 tras la renuncia de Marcelo Bielsa.

También dijo “no” porque sintió que el dirigente lo llamó para quedar bien con los hinchas. De hecho, el primer mensaje que le había dejado Don Julio en su casa de Barrio Parque a Margarita Pila, esposa de Bianchi, fue: “Llamo para dejar mi conciencia tranquila”. Claro mensaje de que no estaba como prioridad.

La última vez fue en 2008, tras la renuncia de Alfio Basile. “En estos momentos no tengo ganas de dirigir. Tengo otras prioridades… A la Selección hay que dedicarle las 24 horas del día y ahora no lo puedo hacer”, le dijo en ese momento Bianchi a Pedro Pompilio, por entonces vicepresidente de Boca y enviado de Grondona para convencerlo.

Román apoya a su gran maestro

Juan Román Riquelme es el ídolo más importante de la historia de Boca, pero también un símbolo de la Selección en las últimas décadas. Retirado del fútbol profesional, reapareció con todo.

En diálogo con el programa Intrusos que se emite por América, Román le tiró flores a Carlos Bianchi y lo propuso como DT para Argentina: “Está un poco grande, pero ganó cuatro Libertadores y tres copas del mundo y nunca la dirigió (a la Selección). No sé si es el candidato, pero alguna vez la tendría que haber dirigido. Para mí tiene que ser el técnico de la Selección”.

Enseguida Riquelme aclaró que primero deberían preguntarle a Messi qué técnico prefiere para suceder a Martino: “Deberían consensuarlo con él”.

Tres que se bajaron de la lista

Marcelo Bielsa rechazó la posibilidad de convertirse en nuevo DT de la Selección, por lo que Edgardo Bauzá y Miguel Angel Russo son hasta ahora los candidatos más firmes para ocupar ese puesto.

“Bielsa me dijo que no era la persona adecuada, cosa que respeto’”, declaró Armando Pérez. Jorge Sampaoli es otro de los candidatos pero su nombre se diluyó porque Sevilla de España sólo lo libera pagando su cláusula de rescisión.

Por ello, en la agenda de Pérez no figuran otros nombres para designar al sucesor de Martino, ya que antes se habían bajado Mauricio Pochettino (Tottenham), Diego Simeone (Atlético Madrid) y Eduardo Berizzo (Celta de Vigo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.