Caso fatal de hantavirus en Chubut: murió un empleado municipal de Epuyén

Un empleado municipal de Epuyén, en Chubut, se convirtió en el segundo muerto por el síndrome pulmonar hantavirus en la provincia.

El hombre, que tenía 61 años y había estado internado en terapia intensiva, era uno de los cinco casos positivos de hantavirus confirmados por el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (INEI) Carlos Malbrán, a donde se envían las muestras.

El restante cuadro complejo es el de un adolescente de 15, que también permanece en terapia intensiva pero en franca recuperación, mientras los otros pacientes recibieron el alta.

En tanto, se esperan los resultados del Malbrán para otros tres nuevos casos reportados como «sospechosos».

Los casos de hantavirus «se produjeron en un salón de eventos donde se hacía una fiesta de cumpleaños en Epuyén, pero (los enfermos) no estaban en la misma mesa sino en distintos lugares por lo que allí concentramos nuestra atención», detalló Elías.

El médico confirmó que el área de zoonosis del ministerio de Salud de Chubut dispuso la colocación de trampas para capturar y analizar ejemplares de ratón «colilargo» en las cinco viviendas de Epuyén donde residen las familias de los casos confirmados de hantavirus, además del salón de eventos.

Por el lugar común en los que se reportaron los casos positivos, no se descarta el contagio interpersonal, aunque las autoridades sanitarias consultadas reconocieron que «son casos muy excepcionales los que se conocen porque la forma más común de contagio es el ambiental».

En efecto, la forma más frecuente que se propaga la epidemia es a través del virus que transmite el pequeño roedor «Oligoryzomys longicaudatus», conocido como «ratón colilargo» en la cordillera, comarca en la que prolifera sobre todo en la época de la floración de caña colihue, que es su alimento preferido y genera una abundante semilla en floración, que es muy rica en nutrientes.

Una vez en el cuerpo humano, el síndrome pulmonar por hantavirus provoca fiebre alta, dolores musculares, tos y dolor de cabeza, y tras varios días los problemas respiratorios empeoran y evolucionan en cuadros graves que de no controlarse pueden provocar la muerte por insuficiencia respiratoria o shock cuando los pulmones se llenan de líquido.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.