Comienzan a llegar los líderes del G20 y discutirán sobre comercio, seguridad y migración

Viernes y sábado deliberarán en Buenos Aires los 19 mandatarios de las economías más importantes del globo. La ciudad estará militarizada.

Los 19 líderes de las economías más importantes del mundo se reunirán viernes y sábado en la cumbre del G20 en Buenos Aires para proponer soluciones posibles a un presente y futuro de problemas que trazan desafíos para la geopolítica internacional.

En una ciudad completamente militarizada, los presidentes y primeros ministros debatirán moderados por el anfitrión, Mauricio Macri, sobre cuatro ejes oficiales: el futuro del trabajo; infraestructura para el desarrollo; un futuro alimentario sostenible; y perspectiva de género. 

Mientras Macri esté sentado en la cabecera del auditorio desde el viernes al mediodía, montado en un aislado y blindado centro de exposiciones Costa Salguero, a unas treinta cuadras 87 organizaciones locales y extranjeras marcharán contra el G20 y el FMI.

Trump afirmó ayer que ve “buenas opciones” de un acuerdo para evitar una subida de aranceles al 25% a 200.000 millones de dólares en importaciones de China. Pero no descartó aplicar un impuesto del 10% a los productos de Apple procedentes del gigante asiático.

En el Gobierno argentino esperan que esas discusiones se inscriban dentro del lema de este año: “Construyendo consenso para un desarrollo equitativo y sostenible”. Viene atado esto a lo dialogado en la fallida cumbre de Hamburgo en 2017, sobre “promover una mayor inclusión, justicia e igualdad”. 

Argentina, sumergida en una crisis económica producto de su extrema fragilidad externa, quiere mostrarle al mundo su compromiso con la cooperación internacional, el multilateralismo y la gobernanza global.

Macri buscará avanzar, en paralelo, con la firma de unos cuarenta nuevos acuerdos con distintos países en áreas de inversión, economía e infraestructura. La oferta principal de la Argentina será el potencial de Vaca Muerta. 

Con esto, el Gobierno de Cambiemos intentará elevar la alicaída imagen de la Argentina ante los mercados financieros. Aunque hoy otros problemas que afectan: la posibilidad de default en 2021, la duración de la actual recesión y lo que se denomina “riesgo político”.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.