Con poco futbol, Boca sufrió pero rescato un empate ante Cali

En un partido sin goles, Boca igualó con Deportivo Cali. Lodeiro tuvo que dejar la cancha y Tevez pudo haber sido expulsado. Los colombianos salieron a marcar presencia con infracciones.

Boca se trajo un buen empate,sin goles, de Colombia en su debut por la Libertadores. Fue un partido muy áspero, con golpes para expulsión. El Xeneize tuvo alguna chance (con Carlos Tevez y Pablo Pérez) pero también pudo perderlo sobre el final. El balance: un punto que sirve para arrancar.

Boca recién se estaba acomodando a su debut en la Libertadores cuando los jugadores de Deportivo Cali, le hicieron saber, de arranque, cómo será de dura la competencia.

Los colombianos salieron a marcar presencia en su estadio, aunque sin la pelota ni desde el juego; lo hicieron cortando con reiteradas infracciones. Tevez primero, después Lodeiro (que tuvo que dejar la cancha a los 10 minutos por un tremendo impacto de atrás de Germán Mera).

Cortes y quebradas

Así planteó el trámite Deportivo Cali. Friccionado, cortado, con el árbitro Pericles Cortez que perdió rápido las riendas del partido y tardó mucho en amonestar al primer jugador local. En ese escenario a Tevez también se le fue la pierna y pudo haber sido expulsado tras un encontronazo con Rafael Borré.

El equipo del Vasco no pasaba sobresaltos y era un poco más que su rival en un arranque áspero. La más clara de Boca fue de Tevez. A los 38’, Carlitos tomó un pase de Pablo Pérez (entró por Lodeiro) en el costado izquierdo del área, enganchó bárbaro pero definió muy alto.
Y de la nada, casi sin atacar, los colombianos casi se ponen arriba sobre el cierre de la primera parte con un latigazo de Preciado que se estrelló en el poste izquierdo de Orión.

El primer tiempo finalizó con 17 infracciones de los colombianos y la sensación de que Boca era superior desde lo futbolístico pero el gol era una materia pendiente.

Con sabor agridulce

El segundo tiempo se jugó bajo la misma tónica. Desvirtuado por un pésimo arbitraje, el equipo argentino tenía la pelota y parecía siempre más cerca de abrir la cuenta ante un equipo colombiano más preocupado por cortar el juego que por generar acciones en ataque.
Rafael Borré era el más peligroso.

Solito forzó una jugada de gol con un giro bárbaro ante Silva y un remate que salió pegado al palo. Eso tenía Deportivo Cali. No necesitaba crear, no necesitaba elaborar; llegaba en un par de segundos, con conexiones rápidas.

El empate le deja un buen gusto a Boca porque empezó sumando y como visitante, aunque se vuelve de Colombia con la sensación de que enfrentó a un rival limitado que jugó a no jugar y al que podría haber vencido. Boca trajo un buen empate que sirve para pensar en Racing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.