Crecen las críticas por el consumo de bebidas alcohólicas y el abandono de los envases en la vía públicas

Plaza Sarmiento - Fraile Pintado

Los vecinos colindante con la plazoleta “Soberanía Nacional” y la plaza «Sarmiento», están hartos de las situaciones que viven durante los fines de semana. Se denota la «paz alterada», «la plaza pierde su encanto durante las noches y madrugadas del fin de semana».  ¿Cuanta razón hay para tomar bebidas alcohólicas?

Se vuelve a constatar con preocupación que las plazas y sectores que rodean a la misma son usadas como cantinas. Los jóvenes se han acostumbrado a consumir bebidas alcohólicas en lugares abiertos e incluso hasta hacen sus necesidades fisiológica en el lugar y como si fuera poco lo que hacen, dejan un tendal de latas de cerveza, botellas de bebidas alcohólicas y de gaseosas.

Sin lugar a duda en Fraile Pintado, al igual que otras localidades, los fines de semana, las plazas principales de la ciudad se han convertido en cantinas, donde jóvenes, hombres y mujeres, consumen bebidas alcohólicas, según mensajes de Whatsapp a nuestro medio decía lo siguiente: «paz alterada», «la plaza pierde su encanto durante las noches y madrugadas del fin de semana», e incluso los mensajes acompañan las imágenes que corroboran los hechos durante varios fines de semanas.

De acuerdo a lo constatado, los lugares más concurridos por jóvenes para consumir bebidas alcohólicas son, principalmente la Plaza Sarmiento (Centro), Plazoleta Soberanía Nacional (Centro) y en menor escala Plaza Carlos Gardel, Plazoleta de Las Esculturas, Plazoleta de la Salud, Plazoleta Eva Perón y el acceso a la Ruta Provincial N° 20, entre otros lugares.

Los vecinos de la Plaza Sarmiento están cansados de las situación que viven durante los fines de semana. Ese malestar, que se habían manifestado hace algunos años, ahora ni se trata por los concejales en las series de reuniones y sesiones para buscar o encontrar una alternativa que les devuelva la tranquilidad perdida.

Fraile Pintado vive en una zona privilegiada: los vecinos que están cerca de una de las plazas céntricas más bellas, rodeados por instituciones emblemáticas como el edificio Municipal, el Hospital Presbítero Escolástico Zegada, la Liga de Madre y la Parroquia San Juan Evangelista. Todo eso, por lo general desaparece los fines de semana cuando el espacio público es desbordado por cientos de personas, jóvenes y no tanto, que copan el lugar con extravagantes ruidos de escapes, motores, estéreos y, según los denunciantes, el consumo de alcohol vuelve a la zona incontrolable.

“En los últimos años la situación se volvió insostenible, nos cambió la vida en el barrio». «No se puede dormir por los ruidos de los caños de escape, la música a todo volumen, los gritos». Se reúnen a beber hasta que quedan enajenados.

Todos por lo general coinciden en que tanto la Policía como el Municipio incrementaron los controles y que eso reduce las irregularidades; pero cuando los efectivos o inspectores se retiran de la zona, el descontrol vuelve a ganar la plaza y sus alrededores ante la falta de conciencia de la gente.

Seguramente que esto será motivo de reuniones para tratar de buscar un consenso que permita el uso del espacio público para quienes quieran disfrutar de la plaza y el derecho a vivir tranquilos y bajo el amparo de las normas de los vecinos de la zona.

Plazoleta Soberanía Nacional – Fraile Pintado

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.