Del productor de campo a la góndola, los precios crecen 5,4 veces en Argentina

El consumidor paga en el supermercado o verdulería «5,4 veces» más caro por la mercadería frutihorticola, reveló un informe de la CAME.

La diferencia entre el precio que pagó el consumidor en góndola por mercadería frutihorticola en mayo «se multiplicó 5,4 veces» respecto lo que recibió el productor en el campo, reveló este domingo un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Frente a este panorama, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere consideró que «buena parte de esa distorsión es la inflación (porque) los comerciante dicen le cargo un poquito más por las dudas«. Según el Indice de Precios en Origen y Destino (IPOD) de CAME sobre una canasta de 20 alimentos agropecuarios, la manzana roja y la pera fueron los productos que mostraron mayor disparidad en su valor. La entidad señaló que el IPOD mejoró en mayo 8,2 por ciento con respecto a abril. Asimismo, indicó que en la canasta ganadera relevada (huevo, carne de pollo, carne de ternera y leche), el IPOD en mayo cayó 4,5 por ciento frente a abril y la brecha alcanzó a 3,53 veces.

El informe puntualizó que de los 20 alimentos agrícolas que integran la canasta del IPOD, en 14 aumentó el precio de origen, en 9 se incrementó el valor destino, y en 13 mejoró la brecha entre ambos valores.

Según el relevamiento, los productos con mayor diferencia entre el precio de origen y destino en mayo fueron: la pera, con una brecha de 12,03 veces, la manzana roja con una disparidad de 9,3 veces, el arroz (7,29 veces), naranja (6,93 veces),mandarina(6,69 veces) y el limón con una desproporción de 6,31 veces.

En cambio, detalló que los productos donde menos se multiplicaron los precios desde que salieron del campo y hasta que llegaron al consumidor, fueron: el pimiento rojo con una desigualdad de 2,58 veces, cebolla(2,87 veces), la papa (3,52 veces) berenjena (3,58 veces), tomate (3,61 veces), y aceite de oliva (3,70 veces).

El estudio destacó que «la participación del productor en el valor de góndola continúa siendo baja: para el promedio de los productos agrícolas y ganaderos relevados en mayo, el productor sólo recibió el 23 por ciento del precio que pagó el consumidor«.

Por su parte, Etchevehere cuestionó que «hay abusos en las cadenas de comercialización en diferentes eslabones que como consecuencia de la inflación cargan abusivamente los precios«.

El dirigente ruralista sostuvo que «hay cuestiones de abusos en algunas cadenas de supermercados y verdulerías que el consumidor no debe convalidar«. En este contexto, reclamó que el gobierno la inflación «la tiene que bajar, no hay mucha vuelta».

«Somos uno de los pocos países en el mundo que tiene esta situación. Si queremos realmente poner en marcha la economía con el motor que significa la agroindustria un tema a bajar es la inflación«, aseveró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.