Denuncian abusos en un jardín: «Hay un monstruo que nos tapa la boca»

A partir del relato de una alumna de 4 años investigan presuntos abusos sexuales en un jardín de Ingeniero Budge. Apuntan al portero; el hombre niega la acusación

Los papás de una nena de cuatro años denunciaron que su hija y otras niñas y niños fueron víctimas de abusos sexuales en el jardín 405 de Ingeniero Budge, en Lomas de Zamora.

Según el relato de la niña, en el jardín «hay un monstruo que le tapa la boca para que no llore» y abusa de ella. La menor contó a sus padres, y estos a la  Fiscalía de Delitos Sexuales de Lomas de Zamora, que un tal «Jambo» los encierra en un ropero. También mencionó a «Jamba». Los investigadores tratan de determinar a quiénes se refiere.

Los padres de la alumna apuntan al portero del jardín, el único hombre que trabaja en la institución, quien a partir de la difusión del caso fue suspendido. El sospechado, que tiene 25 años, niega la acusación. «Yo exijo pericias psicológicas y estudios físicos, dentro del jardín no ocurrió un caso así», aseguró.

RELATO ESTREMECEDOR

Gisella es la mamá de la nena que reveló los abusos. En declaraciones contó que hace dos semanas su hija llora cada vez que le pone el delantal y manifiesta que no quiere ir al jardín. Insistió en responsabilizar a «un portero» y a «una portera».

Aportó un cuaderno con dibujos y anotaciones de la nena para que sean analizado.

«Mamá no me lleves al jardín», decía entre lágrimas la niña de 4 años

«Es a mi hija la que tocaron. Ella tiene un trauma, no quiere que la dejen sola». Y lo describe: dice que «le bajaban el pantalón, la bombacha y que la manoseaban».

Según la denunciante, hay otras niñas y niños abusados pero «no se animan a hablar».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.