Detienen al hombre que vivió 9 años con su familia en un sótano esperando el “fin del mundo

No tenían vínculos con lo que ocurría en el exterior.

Un hombre de 67 años y sus seis hijos estuvieron ocultos en el sótano de una granja de un pueblo del norte de Holanda «esperando el fin del mundo» durante los últimos nueve años.

El hijo mayor de la familia, Jan Zon van Dorsten que tiene 25 años, logró escapar y avisó a la policía de esa increíble locura. Ahora el padre fue detenido acusado de privación ilegítima de la libertad.

En un comunicado, la Fiscalía del Norte de los Países Bajos confirmó que el juez decidió mantener «incomunicado» y en prisión preventiva otros 14 días al hombre. El detenido está parcialmente discapacitado tras sufrir un infarto cerebral hace tres años.

Granja. Estuvieron ocultos durante nueve años. Foto: Wilbert Bijzitter / ANP / AFP) / Netherlands OUT).

El sexto hijo fue quien escapó de la granja y se acercó a una cafetería a varios kilómetros del pequeño pueblo donde había residido en los últimos nueve años, yallí pidió ayuda al propietario, a quien aseguró que su familia vivía «en muy malas condiciones» y que quería alertar a las autoridades de la situación.

«Tenía el pelo muy largo, la barba sucia, la ropa muy vieja. Estaba muy confundido. Así que decidí llamar a la Policía para que viniera a investigar lo que ocurría», aseguró Chris Westerbeek, el dueño de la cafetería, a la televisión local RTV Drenthe.

Cuando registraron el lugar, los agentes se encontraron con una escalera oculta detrás de un armario en el salón, que conectaba con un sótano bajo la casa donde se encontraban cinco adolescentes y el padre, que habría sufrido un infarto cerebral hace unos años y estaba postrado en la cama.

Todos los hijos son mayores de 16 años. La familia no tuvo ningún contacto con el exterior durante nueve años y algunos no sabían que existían más personas viviendo en este planeta, según RTV, que añadió que habían estado subsistiendo gracias a los alimentos que obtenían de un huerto y una cabra.

Se desconoce el paradero de la madre que, según aseguraron los vecinos, habría llegado hace nueve años con el padre cuando ambos alquilaron esta granja, que cercaron al completo desde entonces y en la que taparon todas las ventanas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: