Dicen que Argentina se salvó por minutos de la empresa aérea Lamia

Una publicación del diario Folha do San Pablo expresa que la compañía Lamia infringió reglas de aviación, el día que trasladó a Liones Messi y compañía.

El seleccionado argentino de fútbol estuvo más cerca de la tragedia de lo que sus integrantes pudieron haberse imaginado. Tanto como 18 minutos.

Ese fue el tiempo que podría haber volado de más el avión de la compañía aérea Lamia, el mismo de la tragedia de Chapecoense, cuando transportó a Lionel Messi y compañía desde Belo Horizonte a Buenos Aires en la última doble fecha de Eliminatorias Sudamericanas rumbo al Mundial de Rusia 2018.

El diario Folha do San Pablo publicó el monitoreo de Flight Radar 24h, que señala que el vuelo del seleccionado nacional entre las capitales de Minas Gerais y la de nuestro país fue de 4 horas y 4 minutos. El avión Avro RJ85 de lamia tenía una autonomía de 4 horas y 22 minutos.

Las leyes argentinas señalan que una aeronave debe tener combustible para volar 45 minutos más del tiempo estipulado para el trayecto que debe completar.

Es decir que, aún teniendo el máximo de combustible posible, el mencionado avión no era apto para un vuelo tan largo como el que tuvo que hacer la delegación albiceleste.

No era la primera vez que Lamia usaba criterios osados. Se registra que la aerolínea voló, con ese avión, dos veces por encima de su autonomía antes del trágico accidente, con viajes entre Cochabamba y Medellín (4 horas y 27 minutos) y Medellín y Santa Cruz (4 horas y 32 minutos).

El último vuelo, el que se llevó la vida de 71 personas, duró 4 horas y 42 minutos.

“Se movía mucho, tenía ruidos por todos lados y los problemas de espacio eran evidentes, tanto que había inconvenientes para acomodar el equipaje de mano en los compartimentos dentro de la cabina”, habían señalado desde la mismísima Asociación del Fútbol Argentino al describir lo que se vivió en ese momento. Problemas menores a la luz de lo que pudo haber sido otra tragedia.

El plantel completo viajó en el vuelo de vuelta, en las primeras horas del  pasado 11 de noviembre. En el de ida, en el mismo avión, solamente habían ido siete jugadores desde Buenos Aires, ya que el resto de los muchachos que fueron convocados por el entrenador Edgardo Bauza llegaron a tierras brasileñas directamente desde Europa.

Según señaló la agencia AP, la cotización de Lamia para estos vuelos fue de 99 mil dólares, la más barata. Desde la AFA desmintieron que fuera la de menor precio.

Lo cierto es que aquel vuelo no sólo dejó disconformes a los jugadores, sino también, inseguros. Tanto que que señalaron que hacía mucho ruido y que no parecía confiable. Por eso, el vuelo a San Juan para enfrentar a Colombia el 15 del mismo mes fue en la empresa Andes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.