Ejemplo de moral: Padre entrega a hijo con 17Kg. de Cocaína

El padre estaba cansado de las actividades ilícitas del joven de 22 años y por eso llamo al 911. Para un policía, la actitud del padre fue el golpe más duro que recibió el narcotráfico en Orán (Salta) en los últimos tiempos.

Ayer un joven padre residente de un barrio de la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán (salta), quien después de intentar por todos los medios de sacar a su hijo de las malas juntas y de los negocios ilícitos, y quizá salvarle la vida, optó directamente por cortar por lo sano: lo entregó a la Justicia.

Según fuentes fidedignas cercanas a los protagonistas de los hechos, cuyos nombres solicitaron guardarlos por respeto a su decisión, el padre del dealer ahora detenido tuvo una violenta discusión con su vástago a quien le intimó deponer la actitud y abandonar sus actividades, recibiendo como respuesta un “no te metás” que lo dejó perplejo.

El papá, según la fuente, pensó unos minutos y luego decidió poner fin al asunto de la manera más drástica y quizá dolorosa para sí. Mientras el joven huía de la furia paterna, el padre llamó al 911 y les explicó a los policías que sus amistades, su cambio de conducta, los autos que lo buscaban y el mundo que rodea la venta y tráfico de drogas, actividad que el hombre mayor suponía que realizaba su hijo.

Con estos datos una patrulla de la policía concurrió al lugar señalado, el barrio Aeroparque de la ciudad de Orán. Es así que ayer a las 6:30 el joven fue localizado en las cercanías y detenido de inmediato a expresa solicitud de su propio padre.

Pero el hombre no se quedó allí, no solo denunció sus actividades o vínculos con el narcotráfico sino que les advirtió que su hijo escondía “algo” en su habitación que él consideraba no solo peligroso para su hijo, sino para todo la familia.

Así es que antes que llegara la orden de allanamiento contra su propiedad permitió que la policía ingresara por la fuerza al dormitorio del joven sindicado como dealer y las sospechas se transformaron en certezas.

La habitación estaba completamente en orden y sobre una mesa se halló una balanza de precisión, armas de fuego, proyectiles, dinero en efectivo y 17 kilos de cocaína de máxima pureza.

La droga estaba acondicionada en una bolsa de grandes dimensiones que a la vez en su interior tenía otros envoltorios más livianos. La sustancia almacenada allí podría haberse convertido en unas 20.000 dosis de cocaína.

Con la corroboración de lo denunciado, la Fiscalía Federal actuante ordenó la detención por infracción a la ley de estupefacientes y el secuestro de los elementos de prueba hallados en la habitación del joven y fijó audiencia indagatoria y probablemente de imputación para la mañana de hoy.

Poco después personal de Drogas Peligrosas realizó el test de campo que dio positivo para cocaína e informó que el pesaje de la sustancia hallada fue de 18,980 kilogramos, lo suficiente como para fabricar 20.000 dosis.

Trascendió que todo se desarrolló normalmente, que no hubo resistencia cuando el sujeto fue demorado y que lo relatado por el padre a los oficiales y agentes del 911 fue corroborado casi de inmediato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.