El FMI alertó sobre la alta inflación e indicó que hay riesgos de una recesión para 2023

Kristalina Georgieva dijo que la esperada recuperación de la pospandemia no llegó, por lo que ahora “el mundo es mas frágil” y requiere de medidas urgentes para evitar mayores consecuencias económicas.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, avizoró un duro panorama global para los próximos tres años, que estarán signados por inflación persistente, recesiones y ajustes. Lo hizo al adelantar que el organismo rebajará una vez más las previsiones de crecimiento 2023 para la mayoría de los países y regiones.

En la previa a la asamblea conjunta con el Banco Mundial, que se desarrollarán en Washington entre el lunes 10 y el domingo 16 de octubre, señaló que el Covid, la invasión de Rusia a Ucrania y los desastres climáticos en todos los continentes “están impulsando un aumento global de los precios, especialmente de los alimentos y la energía, lo que provoca una crisis del costo de vida”.

“Todas las economías más grandes del mundo se están desacelerando”, explicó Georgieva al exponer este jueves en la Universidad de Georgetown. Y resaltó que los “altos precios de la energía y los alimentos, condiciones financieras más estrictas y restricciones de suministro persistentes tienen un impacto aún mayor en los países emergentes y en desarrollo “ya que se enfrentan a una menor demanda de sus productos”.

Georgieva alertó sobre que “los riesgos de recesión están aumentando. Estimamos que los países que contabilizan aproximadamente un tercio de la economía mundial experimentará al menos dos trimestres consecutivos de contracción este o el próximo año. E incluso cuando el crecimiento es positivo, se sentirá como una recesión debido a la reducción de los ingresos reales y al aumento de los precios”.

“Esperamos una pérdida de producción global de alrededor de US$4 billones de aquí a 2026. Este es el tamaño de la economía alemana, un revés masivo para la economía mundial”, graficó.

Para la directora del FMI, podría haber aún más shocks económicos” y alertó que “si no se ajusta lo suficiente, la inflación se desanclaría y se atrincheraría, lo que requeriría que las tasas de interés futuras sean mucho más altas y más sostenidas, causando un daño masivo en el crecimiento y en las personas”.

En tanto, aconsejó a que la asistencia de los gobiernos a familias de ingresos medios o bajos en momentos como la actual crisis deben ser directos y sostuvo que los Estados deben “minimizar el uso de controles de precios”.

“Sabemos que controlar los precios durante un período prolongado de tiempo no es asequible, ni es eficaz. Es fundamental evitar el apoyo fiscal indiscriminado, porque si se hace de forma amplia, el impulso a la demanda haría aún más difícil luchar contra la inflación”, agregó en una clara alusión a países como la Argentina.

En otro orden, planteó que para reducir el riesgo de crisis de deuda, los grandes acreedores como China y el sector privado tienen una responsabilidad de actuar. “El marco común del G-20 está en marcha para apoyar la resolución de la deuda para países de bajos ingresos. Pero este proceso debe volverse más rápido y más predecible”, impulsó Geogriva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.