El gobierno de la provincia junto al obispado asistirán a familias de las Yungas

Ada Galfré junto al Obispo de la Diócesis de Jujuy, César Fernández se reunieron para coordinar tareas para asistencia de familias en situación de vulnerabilidad en la zona de Yungas.

Bajo el convenio de cooperación que fue firmado semanas atrás que permite el abordaje integral de las problemáticas que afectan a personas en situación de vulnerabilidad, en el marco del Plan de Contingencia “Jujuy Asiste y Reactiva”, en la jornada del miércoles el titular del obispado jujeño se reunió con la ministra Galfré para avanzar en líneas de acción conjunta que permitan dar respuesta a personas afectadas por las adicciones y la desvinculación familiar. También participó del encuentro, la secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, Ana Rodríguez.

Luego de una charla en la que las funcionarias informaron sobre el trabajo que realizan en localidades de las Yungas, zona por la que el religioso había expresado preocupación, acordaron realizar un trabajo conjunto entre los párrocos de la zona y los equipos interdisciplinarios del ministerio.

Al respecto el Obispo, dijo que “con mayor conocimiento de lo que cada uno está haciendo podemos optimizar lo que hacemos. A veces hay desconocimiento entre los actores sociales que estamos en contacto con las realidades duras”.

Continuando, indicó que “las conversaciones que he tenido con la ministra para articular acciones sirven mucho para que podamos potenciar nuestro hacer”. Consideró que es necesaria una “estrategia global, mancomunada en donde todos podemos aportar. Con inteligencia y corazón es posible llevarlo adelante”.

También recordó, que desde la pastoral social hace mucho tiempo que trabaja en varios proyectos junto al Ministerio de Desarrollo Humano, “tenemos varias líneas de trabajo, sobre todo estamos fortaleciendo aquellos proyectos que están dedicados a los jóvenes impulsándolos a desarrollar emprendimientos”.

Además, se refirió a la existencia de articulación en el servicio de comedores, dijo que se busca que el servicio llegue a los que más lo necesitan, priorizando que los niños que acceden a comedores escolares reciban alimentos en ese ámbito y así poder llevar el servicio a otras personas. “Es optimizar recursos y mejorar el trabajo en conjunto”.

“Encontramos mucha gente con vocación y ese es un motor que arrastra para adelante. Seguramente desde la sociedad, el gobierno y la iglesia tenemos ganas de hacer algo y necesitamos un plan en conjunto donde cada uno ponga lo mejor”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.