El kiosco del hospital, escenario de otro robo en Fraile Pintado

Un ladrón totalmente identificado salio huyendo luego manotear unas galletas y cuando la dueña fue a hacer la denuncia a la Seccional 40, el Oficial Ayudante Cabrera (de turno), le dijo que le iba a pagar las galletas en vez de tomarle la denuncia.

El kiosco del Hospital Presbítero Escolástico Zegada donde María Eugenia Ibañez, trabaja día a día y fue víctima de robo por parte de un joven que tiene antecedentes delectivo.

Ocurrió el domingo 28 de enero de 2019, aproximadamente a las Hs. 23:40, cuando este joven llegó caminado al quiosco de la calle Sdor. Pérez esq. Páterson, en el centro de Fraile Pintado. La dueña estaba adentro en el sector de cocina y cuando sintió que alguien se acerco, salió para atender y se dio conque esta persona había trepado la ventada para poder manotear el paquete de galleta.

Inmediatamente reconoció a la persona que salio huyendo con lo robado sin poder impedir el hecho. Vecinos que estaban en las inmediaciones llamaron a la policía, quienes se hicieron presto en el momento para tratar de dar con el mal viviente.

Lo llamativo a todo esto es que cuando la víctima fue a radicar la denuncia a la Seccional 40 «Cástulo Bracamonte» y fue atendida a la media noche por el Oficial Ayudante, le respondió: «por eso va a hacer la denuncia, Yo le pago el paquete», a lo cual indignada por la respuesta insistió en radicar la denuncia, sobre todo haciendo hincapié por la mala acción de estos mal vivientes, que tiene por costumbres hacerse de cosas ajenas y «que la policía no solo debe tomar denuncia cuando sean con consecuencia mucho más graves si no a todo tipo delito», concluyó Maria Eugenia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.