El Presidente de la Nación, Mauricio Macri anunció cobertura nacional de salud

Mauricio Macri anunció una reforma del sistema de salud que implicará la implementación de una Cobertura Nacional de Salud para buscar el acceso de los ciudadanos a los centros de salud pública, un mecanismo para inyectar más fondos a los hospitales, el pago de deudas con las obras sociales sindicales y la creación de un organismo para evaluar los modos de atención a las diferentes enfermedades en todo el país.

En la Casa Rosada, y frente a una platea de sindicalistas, gobernadores y miembros de su gabinete, Macri anunció la Cobertura Nacional de Salud, que implementará el otorgamiento de una credencial por cada paciente del país, que permitirá acceder a las fichas médicas e historias clínicas de los pacientes que se atiendan en los hospitales públicos y brindará la posibilidad de acceder a descuentos en medicamentos.

Según fuentes de la Casa Rosada, Macri ordenó también repartir los 30.000 millones de pesos destinados al pago de tratamientos especiales que estaban congelados en una cuentas del Banco Nación y que venían reclamando desde hace años los sindicatos.

Ese monto surge del aporte del 15% de los fondos para obras sociales de todos los empleados del país que va al Fondo Solidario de Redistribución (FSR). En el Gobierno explicaban que, de esos 30.000 pesos, 2.700 millones de pesos irán para las obras sociales sindicales (ver aparte) y otros 4.500 millones para «un Fondo de Emergencia y Asistencia para brindar apoyo económico a obras sociales ante situaciones de epidemias, implementar campañas de prevención de enfermedades y adquirir o reparar centros de salud propios».

A su vez, 14.000 millones de pesos restantes serán colocados en bonos del Tesoro Nacional, cuyos intereses serán integrados al FSR para financiar el pago de prestaciones médicas.

Por último, se destinarán 8.000 millones de pesos a fortalecer los hospitales públicos para que puedan hacer frente a los requerimientos de la Cobertura Universal de Salud.

Históricamente, los hospitales públicos se ven perjudicados porque atienden a beneficiarios de obras sociales y prepagas sin cobrar casi nunca por sus servicios. Para torcer esa situación, a partir de este plan las obras sociales y las prepagas deberán pagar por los servicios que reciben sus afiliados.

Para evitar trámites burocráticos, el Ministerio de Salud articula un plan de «Integración», para pagar directamente a través del FSR las prestaciones médicas de las personas con discapacidad, liberando a las obras sociales.

El llamado «Plan Universal de Salud» anunciado ayer a la  tarde por el presidente Mauricio Macri alcanzará a unas 15 millones de personas para hacer un sistema de atención más equitativo y eficiente.

Finalmente, el gobierno envió al Congreso un proyecto para crear una agencia que estudie los medicamentos, productos, técnicas y procedimientos adecuados para atender cada enfermedad, con el objetivo de bajar costos y evitar sobreprecios.

El futuro organismo también será responsable de establecer las técnicas sanitarias que tendrán carácter vinculante con la justicia.

Las claves

Cobertura Universal de Salud.Comenzará a funcionar en los próximos meses y permitirá a los pacientes del sistema público tener credencial -15 millones de personas-, ficha médica e historia clínica y acceder a los servicios de calidad que necesitan, incluyendo descuentos en medicamentos.

Fondo de casi 30.000 millones de pesos. El 15% de los aportes para obras sociales de todos los empleados del país va al Fondo Solidario de Redistribución (FSR), que tiene una serie de programas para compensar a las obras sociales con empleados de menores ingresos y financiar tratamientos de alta complejidad, entre otros.

Lo que no se usa de este fondo debe devolverse y repartirse equitativamente entre las obras sociales. Sin embargo, en la última década se retuvo este excedente a las obras sociales y tampoco actualizó por inflación algunos de sus programas.

Esto generó una acumulación de dinero en el Banco Nación. El Gobierno elaboró un criterio sobre cómo repartir este saldo de cuatro maneras distintas:

  1. 8.000 millones de pesos irán a fortalecer los hospitales públicos y ayudarlos a preparar el lanzamiento y el desarrollo de la Cobertura Universal de Salud.
  2. 2.704 millones de pesos serán para pagar la deuda histórica que tiene la Superintendencia de Servicios de Salud con las obras sociales por tratamientos médicos de alto costo ya brindados.
  3. 4.500 millones de pesos serán para un Fondo de Emergencia y Asistencia para brindar apoyo económico a obras sociales ante situaciones de epidemias, implementar campañas de prevención de enfermedades y adquirir o reparar centros de salud propios.
  4. 14.000 millones de pesos serán colocados en bonos del Tesoro Nacional, cuyos intereses serán integrados al FSR para financiar el pago de prestaciones médicas.

Fortalecimiento de los hospitales públicos. Son uno de los actores más perjudicados por el sistema, porque atienden a beneficiarios de obras sociales y prepagas sin cobrar casi nunca por sus servicios. El sistema es demasiado complejo y los pagos llegan demasiado tarde.

Para revertir esta situación, y empezar a integrar el sistema público y los sistemas privados, a partir de ahora las prestaciones que los hospitales públicos den a beneficiarios de obras sociales se van a pagar, después de un período de adaptación, en menos de 30 días.

Cambio en la manera de financiar la atención a las personas con discapacidad. En lugar de ser pagado por la obras sociales para esperar después el reintegro del Ministerio de Salud, el Ministerio está creando un programa, llamado «Integración».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: