El Rojo, la otra pasión

INDEPENDIENTE ATLAS Copa Argentina foto MARCELO CARROLL

En su lucha por entrar a la Libertadores 2020, Independiente goleó 4-0 a Atlas y arrancó con el pie derecho en la Copa Argentina. En 16avos., irá contra Patronato o Dock Sud.

Además de una estrella en el escudo, el gran atractivo de la Copa Argentina es que da una pasaje a la Libertadores. Caída la chance de entrar a la edición 2020 a tracés de la Superliga, Independiente debe aferrarse al torneo federal para sacar boleto. Y en un certamen que le es esquivo -nunca superó los otavos de final-, el Rojo empezó con el pie derecho: superó 3-0 a Atlas y avanzó a 16avos. de final, instancia en la que chocará contra el vencedor de Patronato-Dock Sud.

Los de Avellaneda resolvieron fácil el trámite. Y lejos de complicarse contra un rival de la Primera D, antes de los 15 minutos ya ganaba 2-0. Primero, con un centro de Pizzini desde la derecha, que Cecilio Domínguez capitalizó en posición de 9.
Y dos minutos después, el paraguayo se vistió de asistidor y Mauro Molina gritó el 2-0.
La sensación de partido ganado se reflejó en cierto relajo, lo que provocó que Atlas se acercara al arco de Martín Campaña. El arquero uruguayo tapó un cabezazo al final del primer tiempo.
Pero cuando el Rojo se decidió, aceleró y marcó dos goles más contra un rival que cada vez tenía menos ganas de jugar: Nicolás Figal, de cabeza, metió el tercero. Y Guillermo Burdisso, de segunda jugada, tras un rebote que le cedió Pablo Hernández, cantó póker. Un triunfo que ayuda a motivar luego de las caídas contra Racing y Gimnasia. Con el cheque de 670.000 pesos en el bolsillo, la única mala fue la salida de Mauro Molina, por lesión, y habrá que ver qué tiene.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: