El salario frente a los precios hace que sea difícil recuperar en el 2019 todo lo perdido durante este año

Entre 1998 y la actualidad, los salarios se incrementaron 3.503% mientras la inflación acumulada fue del 4.011%, según datos oficiales.

Al margen del bono, que sólo compensará un 12% de lo perdido este año por un salario promedio de $ 26.164, hay un consenso en el Gobierno, los sindicatos y los economistas en que en 2019 los salarios podrían recuperar terreno, pero no van a volver -una vez más- a tener la capacidad de compra que dejaron atrás.

Nicolás Dujovne, jefe de Hacienda, reconoció recientemente esa “pérdida del poder adquisitivo” y estimó que “se va a recomponer en los próximos meses cuando vaya bajando la inflación”. Rechazó dar precisiones acerca de cómo y de cuánto será esa remontada.

Para los economistas Gerardo García Oro y Víctor Becker, lo que se perdió podrá recortarse, pero sería casi imposible pensar en una mejora real del poder de compra cuando el objetivo central del Gobierno es bajar la inflación y que la economía sea “competitiva”. 

Impacto del bono

Al tratarse el bono de una suma fija, el impacto de la compensación varía según cada nivel de remuneraciones, indicó un estudio de la Fundación Mediterránea. Además, hay que tener en cuenta que la actualización de lossalarios en 2018 es muy heterogénea, con acuerdos paritarios de entre el 14,4% y el 48,4% anual.

La incidencia de $ 5.000 pesos alcanza al 26% del salario mensual de un trabajador de la construcción, al 9,9% de un bancario y al 14,5% de un camionero. A pesar de esto, para los analistas, es mejor una suma fija que un mayor aumento paritario en pos una baja más pronta de la inflación.

Según un estudio del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), integrado por 45 gremios de la CGT y la CTA, el poder adquisitivo de los asalariados fue en octubre pasado un 18% inferior al de noviembre de 2015.

“La magnitud del daño es tan grande que hoy el poder adquisitivo está en su nivel más bajo en una década. Probablemente, la drástica caída se desacelere en los próximos meses cuando la inflación aminore la marcha”, dice el estudio del IET. Y agrega: el 2018 será recordado como el tercer año de mayor caída del poder adquisitivo de los últimos treinta, sólo por detrás de 1989 y 2002.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.