Elecciones en Francia: Macron y Le Pen, a segunda vuelta

El triunfo de cualquiera de los dos será histórico ya que el primero sería el mandatario más joven de la historia, y la segunda, la primera mujer.

El centrista proeuropeo Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen disputarán el 7 de mayo la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, un duelo que castiga a los dos partidos tradicionales.

Con el 80 por ciento de los votos escrutados, Macron obtenía el 23,28% de los sufragios y Le Pen el 22,70%.

El conservador François Fillon se ubicaba en tercer lugar, con el 19,71%, mientras que el izquierdista Jean-Luc Mélenchon lograba el 19,02%.

Según el Ministerio del Interior, la participación electoral fue del 78,7%.

Es la primera vez, en casi 60 años, que la derecha estará ausente de la segunda vuelta y la primera que no habrá representantes de los dos grandes partidos que dominan la política desde hace medio siglo: los socialistas del presidente saliente François Hollande y los conservadores.

A sus 39 años, al frente de un nuevo partido, ¡En Marcha!, Macron ha ganado una apuesta que muchos daban por perdida hasta que despuntó en las encuestas a finales de enero.

“Los franceses han expresado su deseo de renovación”, declaró Macron, al que los sondeos dan como ganador en una segunda vuelta.

Uno de los grandes perdedores del día, el conservador François Fillon, pidió el voto para Macron. “No tenemos más opción que votar contra la extrema derecha”, afirmó. El primer ministro del gobierno socialista, Bernard Cazeneuve, también llamó a votar por él.

Marine Le Pen, de 48 años, estaba exultante de alegría ante un “resultado histórico” y “una primera etapa superada” para el partido Frente Nacional (FN), con el que repitió la hazaña de su padre 15 años después.

Cualquiera de los dos haría historia: Macron como el presidente más joven de Francia y ella como la primera mujer en la jefatura del Estado.

Una victoria de Macron en mayo supondría una bocanada de aire fresco para la Unión Europea. Macron, exministro de Economía de Hollande, ha hecho campaña con un programa abiertamente proeuropeo y liberal.

Si se impusiera Marine Le Pen se avecinaría en cambio una época de gran incertidumbre para la UE debido a su defensa de la salida del euro, que podría propinar un golpe fatal a un bloque ya debilitado por el Brexit.

Capitalizando el hartazgo de los franceses con el sistema, la ultraderechista se benefició de la misma ola populista que propulsó la victoria de Donald Trump en Estados Unidos, con un programa centrado en el “patriotismo” y la “preferencia nacional”.

Pese a la amenaza de atentados yihadistas que planeaba sobre estos comicios, los franceses no se dejaron amedrentar y acudieron masivamente a las urnas. La participación rondó el 70%, una de las más altas de los últimos 40 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.