En Argentina para equipar y amoblar tu casa, se necesitan 15 sueldos

Es en base al salario promedio, que es de $ 9.300 y el resultado de los precios de 20 productos de línea blanca y muebles. En ocho meses/año, los artículos del hogar subieron 43%.

A la hora de irse a vivir en pareja o tomar la decisión de casarse, una de las primeras preguntas que nacen entre ellos es de cuánto dinero tendrán que disponer para poder equipar su casa. En base a un relevamiento que realizó Los Andes sobre un total de 20 productos básicos para empezar desde cero, se concluyó que esta pareja requerirá de 15,3 sueldos y, uno de ellos, dedicar absolutamente todo el salario a ese objetivo durante ese tiempo.

La cuenta se realizó comparando el salario neto de un mendocino que alcanza $ 9.300 y el resultado del gasto que tendrán que afrontar para mudarse, que en total es de $ 143.047. Para llegar a este último número, se sumaron los precios de 20 productos básicos, entre electrodomésticos y muebles. El sueldo promedio es el que toma Evaluecon, en relación al promedio de los ingresos de los empleos públicos y privados y considerando tanto trabajos en blanco como en negro, a marzo de 2016.

Para evaluar la diferencia y los incrementos de un año y otro, Los Andes comparó los valores de 20 productos de julio de 2015, contra los precios actuales en las casas de electrodomésticos y de muebles para el hogar, más populares de Mendoza. Allí, pudo identificar que en 8 meses el incremento promedio fue del 43%. El año pasado, el costo que tenía una pareja para armar su hogar era de $ 99.904.

Según José Vargas, director de la consultora Evaluecon, el problema que surge es que el salario promedio en Mendoza -durante el lapso mencionado- no se ha incrementado en proporción a la suba de los bienes durables. Así es que en julio de 2015 el sueldo era de $ 8.850, sólo un 5% menos que ahora, en marzo de 2016. De hecho, estimó que en el interanual, el incremento promedio del salario fue del 20%.

Los salarios corren detrás

Para equipar una casa con línea blanca, las parejas mendocinas deben tener en mano una suma de $ 101.807, 48,8% más que el año pasado (julio) cuando debían invertir $ 68.582. Mientras, en el caso de muebles, el costo es de $ 41.240, un 30% más que en 2015 cuando era de $ 31.568. Para quienes ganan un sueldo básico, el monto a destinar sería aproximadamente de 7,6 salarios por cada uno de ellos.

Según mencionaron desde las casas de electrodomésticos del centro mendocino, como Frávega, Musimundo y Garbarino, las ventas están estancadas, y “la mayoría de las parejas, si no se han casado, adquieren productos básicos y, sobre todo, con el Plan Ahora 12”. Además, indicaron que, en comparación con otros años, las parejas que se están por casar optan por este tipo de casas para abrir sus listas de regalos.

No obstante, contaron que lo que está pasando, frente al menor poder adquisitivo de los consumidores, es que los montos de los regalos son más austeros y, en definitiva, a esta pareja cada vez le cuesta más adquirir todos los productos necesarios para irse a vivir juntos.

Otro fenómeno que surge es que “en el caso de los artículos más importantes como puede ser heladera o cocina, las personas optan por gamas medias, ya que reconocen que son productos que no cambiarán por mucho tiempo. Por ende no se van a las líneas más económicas”, indicaron desde una de las casas, que remarcaron que “hoy los jóvenes prefieren menos productos para priorizar calidad”.

Para poder cumplir con las expectativas y adquirir los diferentes productos, Vargas mencionó que las parejas jóvenes optan por pedir un préstamo personal, aunque sepan que van a devolver en muchos casos hasta el doble de lo pedido. Según reconoce, “de otro modo, esta nueva familia no podría asumir los gastos, teniendo en cuenta que, además de comprar muebles y electrodomésticos, tienen que vivir diariamente”.

De este modo es que acentuó que una pareja joven opta por el financiamiento de crédito a 5 años, ya que así terminan pagando una cuota accesible a sus ingresos.

Rodrigo González, economista de Ideal, consideró que para aquellos empleados formales, el mejor método a la hora de endeudarse para equipar su casa son las tarjetas de crédito con los planes de 12 o menos cuotas sin interés, ya que el análisis de comparación que realiza González es una serie de cuotas a tasa cero versus una inflación del 30%. No obstante, estimó que para aquellos que no están dentro del circuito formal es de esperar que tengan que acceder a créditos personales de entidades bancarias, asumiendo y afrontando el costo.

Con respecto al incremento de los ítems analizados frente a los salarios, indicó el especialista que a esta altura del año es cuando se observa un mayor desfasaje, ya que los productos siguen su escalada de precios, mientras que los salarios aún no se actualizan. Por lo tanto, han perdido contra la inflación. No obstante, señaló el economista de Ideal, que con estas conclusiones y frente a los 15 salarios que tiene que destinar una persona para mudarse, queda demostrada la limitación que hoy tienen los trabajadores y cómo el poder adquisitivo de estos se ha deteriorado.

De este modo, González remarcó que frente a este análisis, hoy muchas parejas o el trabajador que decide irse a vivir solo opta, en muchas ocasiones, por pedir cosas prestadas e ir equipando su casa de a poco, ya que el precio que tiene que aportar para este fin es muy alto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.