En la Provincia de Jujuy, el 30 por ciento de los presos están detenidos por delitos sexuales

En la provincia de Jujuy, la población carcelaria total alcanza un número cercano a los 700 hombres y mujeres, distribuidos en siete unidades. El 30 por ciento de todos ellos está acusado o condenado por delitos sexuales: cerca de 260 personas.

La Legislatura provincial debatirá próximamente un proyecto de creación de un registro de delincuentes sexuales, iniciativa del diputado del Frente Unidos y Organizados (Fuyo) Ariel Ruarte.

El castigo a violadores y asesinos, los datos de reincidencia de este tipo de delitos y la posible o no reintegración a la sociedad de quienes los cometen se han instalado en el debate público una vez más, ahora tras la última movilización social por el femicidio de Micaela García en Entre Ríos. Ya son numerosas y cada vez más sólidas las investigaciones que advierten sobre el efecto casi nulo del encarcelamiento, ya que la tasa de reincidencia en estos delitos es alta. Sin embargo, hay quienes aún sostienen que es posible modificar esas conductas en tratamientos penitenciarios.

La cuestión de la reincidencia no se refiere solo a quienes cumplen su condena, sino sobre todo a aquellos que son acusados y procesados, y salen en libertad por falta de pruebas. Estos podrían ser potenciales abusadores, verdaderas amenazas para la sociedad.

La liberación anticipada de los detenidos, en cualquier caso, es competencia de las autoridades judiciales, con independencia del delito que hubieran cometido. Por esta razón es que existe el reclamo de que se cambie este criterio, pues en el caso de los delitos sexuales se podría estar devolviendo a la sociedad a un depredador sexual.

Registro provincial

En la segunda sesión ordinaria de la Legislatura provincial ingresó un proyecto del diputado Ariel Ruarte (Frente Unidos y Organizados, Fuyo) para la creación de un Registro Provincial de Delincuentes Sexuales, que pretende dotar a la sociedad de información relacionada con los autores de delitos contra la integridad sexual, con el fin de prevenir estos delitos, teniendo en cuenta la naturaleza patológica de los delincuentes sexuales y la altísima tasa de reincidencia en dichos criminales. El proyecto será estudiado ahora en las comisiones.

“En la puja entre el derecho del criminal sexual, que ya ha cumplido la pena, a mantener su intimidad, y el de la sociedad a conocer sus antecedentes, debe prevalecer la publicidad de sus actos, para mejorar las posibilidades de prevención de la población”, fundamentó el legislador.

Explicó que la Corte Suprema de Estados Unidos -“tan exigente con los derechos individuales”, aclaró-, dijo que prevalece el interés  de la sociedad en mantenerse informada de estos problemas y por ello permite la existencia de registros similares.

El registro se arma en base a las sentencias judiciales y queda en la base de datos por 20 años. El objetivo es alertar a la población sobre la presencia de un criminal sexual.

Ruarte puso como ejemplo el caso de Micaela, en el que la existencia de un registro hubiera servido para mejorar las posibilidades de evitar un crimen tan atroz, colocando el alerta en el grupo social para que esté al tanto de la naturaleza de Wagner y el riesgo que supone su presencia.

Recordó que Wagner había sido puesto en libertad a pesar de que los equipos técnicos le habían advertido al juez que no era conveniente, y destacó la importancia de la opinión de los especialistas al momento en que el juez valore el otorgamiento de la libertad condicional por buena conducta.

“No existe tratamiento efectivo del delincuente sexual –aclaró Ruarte-, y resulta muy alto el nivel de reincidencia una vez que el mismo se encuentra en libertad. Por ello es que esta labor legislativa pretende constituir una herramienta para la otra parte de la sociedad, la que debe convivir con ellos, dotándola de un sistema de prevención que cada ciudadano llevará adelante basado simplemente en la información que desde el estado le brindará a pedido de cualquiera de ellos”.

“El registro de delincuentes sexuales existe en casi todos los países angloparlantes y en todos ellos se observan resultados positivos”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.