En medio de un clima tenso y con atraso por deudas, Morales dio inicio a la zafra en La Esperanza

Se cumplió el viernes el ritual de comienzo de zafra en el Ingenio La Esperanza, con la presencia del gobernador Gerardo Morales y funcionarios provinciales. De esta forma dio inicio a su zafra 135, en el marco de un plan de saneamiento y reconversión productiva en San Pedro de Jujuy.

Hubo misa en el sector de la báscula, como cada temporada, pero esta vez las calderas no arrojaron humo al cielo porque estaban apagadas. Tampoco se vio a los camiones que transportan la caña de azúcar. El clima estuvo tenso, sobre todo para los trabajadores de la planta y la dirigencia del Sindicato de Obreros y Empleados Azucareros (Soea).

El gobernador, Gerardo Morales, estuvo acompañado por el ministro de Desarrollo Económico y Producción, Juan Carlos Abud Robles; de Infraestructura, Jorge Rizzotti y de Seguridad, Ekel Meyer y los administradores del Ingenio La Esperanza.

“Estamos en una etapa culminante en cuanto a la definición de un grupo inversor que esperamos que mejore la garantía, que produzca, que invierta, no queremos hacer lo que hicieron gestiones anteriores, donde llegaron grupos que se fueron a los dos años de hacerse cargo, necesitamos una solución definitiva, de la cual estamos muy cerca”, resaltó Morales.

El mandatario destacó que se encuentran a la espera de la respuesta del Gobierno Nacional con respecto a las garantías del grupo inversor, que incluye tanto el pago del precio y el plan de inversiones. Asimismo, recalcó que “el año pasado pusimos $500 millones, mientras que este año hemos aportado $240 millones, más $34 millones de la moratoria, la cual es consecuencia de toda la deuda”.

El proceso de venta del ingenio viene demorado. Según precisó el gobernador, están esperando que desde Nación aprueben las garantías que presentó el grupo inversor Omega.

También se demoró el inicio de la zafra. En este caso, porque la empresa Enarsa no hacía la prueba de gas porque se le deben cerca de 200 millones. También hay una deuda importante con la Afip. Y para saldar estas dos deudas, el gobierno provincial está gestionando créditos con Nación.

Morales dijo que el año pasado “pusimos 500 millones de pesos, mientras que este año hemos aportado 240 millones, más 34 de la moratoria, que es consecuencia de toda la deuda”.

“No queremos hacer lo que hicieron gestiones anteriores, donde llegaron grupos que se fueron a los dos años de hacerse cargo. Necesitamos una solución definitiva, de la cual estamos muy cerca”, afirmó.

Reveló luego que algunos grupos económicos interesados en invertir en el ingenio habían pedido arriendo, pero que el gobierno rechazó esas propuestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.