En medio del escándalo, personas con discapacidad piden ser priorizadas en la vacunación

En medio del escándalo por la “vacunación vip” las personas con discapacidad reclaman ser priorizadas en la inmunización por coronavirus.

“Como adulto mayor con todas las comorbilidades y como mamá (de una chica con discapacidad) me parece un horror”, dijo a Clarín sobre la vacunación de privilegio la presidenta de la Federación de Entidades Pro Atención a las Personas con Discapacidad Intelectual (FENDIM), Julieta Blayer.

“Respecto a las personas con discapacidad no consideradas en ningún lado para vacunar, es más de lo mismo”, continúa Blayer. Es que este colectivo no está mencionado en los ítems del plan nacional de vacunación contra el Covid-19.

En el cronograma oficial, el orden de aplicación de las vacunas fue dividido en siete grupos que se consideran prioritarios: personal de salud, mayores de 70 y quienes viven en geriátricos, mayores de 60, personal de seguridad, adultos con factores de riesgo, personal docente, y “otras poblaciones estratégicas”.

“Esperábamos que los hogares que alojan personas con discapacidad estuvieran incluidos -tanto los residentes como el personal- dentro del plan de los geriátricos”, dice Blayer. Pero no pasó. Nadie se contactó con FENDIM -que nuclea a 25 asociaciones- ni con ningún hogar del que ella tenga conocimiento.

Actualmente hay 1.372.100 argentinos con Certificado Único de Discapacidad (CUD) vigente. Ese es el dato oficial. Además, Blayer calcula que hay otro tanto sin CUD, por no poder sacarlo, en especial en el interior del país, por razones de movilidad.

“Las personas con discapacidad están experimentando exclusión, discriminación y negligencia durante la respuesta a la pandemia», opina Ailén Lanzamidad, coordinadora de la Fundación Medihome, que trabaja por la inclusión plena de este colectivo.

El riesgo es principalmente producido por la discriminación estructural, debido a las barreras de accesibilidad a la información y servicios sobre salud, atención médica, higiene, autonomía, alimentación, educación en línea y protección contra la violencia, entre otros», completa Lanzamidad.

En términos sanitarios, ellos no forman parte de los llamados “grupos de riesgo” del coronavirus, que incluyen a los mayores de 60, quienes tienen enfermedades respiratorias o cardiovasculares, y los que padecen diabetes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: