“Es mi bebé milagro”: la historia detrás de la foto de una madre con cáncer abrazando a su recién nacido

Jade Devis fue diagnosticada con un agresivo cáncer de mama durante el embarazo.

Jade Devis no podía contener la emoción cuando se enteró que iba a ser madre por primera vez. La felicidad no cabía en su cuerpo. Pero esa alegría tuvo una abrupta interrupción que transformó sus sueños en una verdadera pesadilla: durante el embarazo le diagnosticaron un agresivo cáncer de mama.

La mujer, de 36 años, notó algo en uno de sus senos, un bulto que describió como «difícil de tocar». Primero un radiólogo descartó cualquier tipo de enfermedad y le dijo que se trataba de un síntoma del embarazo. Pero presionó para que le hicieran una biopsia, que reveló un cáncer de mama triple negativo en etapa 2, según revela el Hospital Universitario de Loma Linda, California​, en los Estados Unidos.

La foto que estremeció a todos: una mamá con cáncer, besando a su bebé recién nacido. (LLUMC)

Ese tipo de cáncer de mama, triple negativo, «no tiene ninguno de los receptores que por lo general se encuentran en el cáncer de seno», describe el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC). Eso se traduce en que el crecimiento del cáncer no es alimentado por las hormonas estrógeno y progesterona, o por la proteína HER2, por lo que no responderá a los medicamentos de terapia hormonal o a aquellos que se dirigen a las recepciones de proteínas HER2.

El tratamiento para este tipo debe ser intenso y agresivo para tratar de controlarlo una vez se ha hecho el diagnóstico.

Jade Devis, durante el embarazo. (LLUMC)

«Con frecuencia, los pacientes primero requieren la extirpación del tumor (una tumorectomía) o de la mama completa (una mastectomía)», según el CDC.

Más adelante se hacen necesarios sesiones de quimioterapia para «atacar todas las células cancerosas que no se pueden ver, las que quedaron en la mama o que se han propagado a otras partes del cuerpo».

La quimioterapia, a su vez, es un tratamiento fuerte y que debilita el físico de las personas, pero hacerlo durante el embarazo resulta aún más riesgoso, tanto para la mamá como para el bebé. Sin embargo, Jade decidió tomar el riesgo y seguir adelante.

Jade Devis, juntos a la doctora Gayathri Nagaraj. (LLUMC)

«No sabía cómo me sentía con respecto al embarazo hasta que me dijeron que no debía continuar con mi embarazo», le dijo Devis a LLUMC. «Fue entonces cuando algo se levantó dentro de mí, quise quedarme con mi bebé porque no permitía que un extraño me dijera el destino de mi hijo«, añadió.

Aunque temía que la anestesia general afectara a la salud del bebé, los médicos le aseguraron que su niño estaría protegido y la mujer se sometió a una lumpectomía exitosa. A partir de allí comenzó con las sesiones de quimioterapia.

«Pasar la quimioterapia es difícil para cualquier persona. Teníamos que ser muy cautelosos para garantizar la seguridad del paciente y del bebé» dijo la doctora Gayathri Nagaraj.

Jade Devis, con su bebé. (LLUMC)

En julio de este año, cuatro meses después de ser diagnosticada con cáncer, Jade pudo recibir en sus brazos al pequeño Bradley, su primer hijo. Y el bebé nació sano, según informó el Hospital Universitario de Loma Linda, que difundió la foto de la mamá con el niño en una cama del centro sanitario.

«Estoy extremadamente feliz de trabajar con un equipo increíble que se unió para hacer esto posible», agregó la doctora, especialista en cáncer de mama del Centro Oncológico de la Universidad de Loma Linda, y que estuvo acompañada por un farmacéutico, un dietista, una enfermera, trabajadores sociales y obstetras de alto riesgo.

Bradley, el bebé de Jade Devis, que nació sano pese a las sesiones de quimioterapia de la madre. (LLUMC)

De acuerdo con el diagnóstico de los médicos, Davis tendrá su última sesión de quimioterapia en noviembre y los especialistas esperan que se convierta en una sobreviviente libre de cáncer.

Jade Devis, con su bebé. (LLUMC)

«Es mi bebé milagro. Es surrealista recordar que mi embarazo tenía un elemento de miedo extraordinario. Me siento bendecida cuando miro a mi hijo, y no puedo pedir más que eso», dijo la mamá, orgullosa de tener con ella al pequeño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.