Falleció el chico correntino al que le negaron un trasplante de corazón en el Hospital Garrahan

Su caso generó polémica. Fernando Almeida fue retirado de la lista del Incucai porque los médicos consideraron su cuadro irreversible.

Fernando Almeida, el nene correntino de 13 años que fue retirado de la lista del Incucai, murió anoche en un hospital de su provincia, confirmaron diferentes medios de la zona.

El menor aguardaba un trasplante de corazón en el Hospital Garrahan pero fue derivado nuevamente a Corrientes donde finalmente falleció. Fernando sufría de una cardiopatía severa. Su caso había generado polémica porque según había trascendido, lo habían rechazado por la condición económica de su familia.

Sin embargo, el Ministerio de Salud pública de Corrientes afirmó que la decisión del hospital Garrahan y del Incucai de retirarlo de la lista de espera para un trasplante de corazón fue «perfectamente argumentada bajo criterio médico».

De acuerdo con un comunicado distribuido el 5 de octubre, «la decisión respecto del trasplante del niño es tomada por el Ateneo de Trasplante Cardíaco, y de los servicios de Cardiología, Cirugía Cardiovascular y Terapia Intensiva del Hospital Garrahan, por lo que la medida está perfectamente argumentada bajo criterio médico». Argumentaron que el pequeño no resistiría la operación y el post operatorio.

Fernando, oriundo de la localidad de Gobernador Virasoro, a más de 330 kilómetros de la capital correntina, fue internado el 8 de agosto último en el hospital pediátrico «Juan Pablo II» por una insuficiencia cardíaca severa, consecuencia de una miocardiopatía dilatada de evolución crónica, con 40 días de evolución, detallaba el texto.

A partir de un tratamiento específico el niño evidenció una mejoría parcial inicial, pero luego notaron un empeoramiento progresivo, por lo que sus médicos decidieron realizar una consulta al Servicio de Cardiología Infantil del hospital Garrahan, desde donde acordaron su derivación.

El 19 de septiembre Fernando fue trasladado con el avión sanitario de la provincia para su atención en el Garrahan, donde se confirmó el diagnóstico y evaluaron las diferentes posibilidades terapéuticas, hasta que el 22 se realizó un ateneo con la asistencia del equipo de trasplante y de los servicios de Cardiología, Cirugía Cardiovascular y Terapia Intensiva del hospital.

Los especialistas consideraron irreversible el cuadro que afectaba al niño y señalaron su «escasa respuesta al tratamiento y el agregado de fallo hepático y renal», indicó el ministerio de Salud de Corrientes.

Posteriormente se decidió retirarlo de la lista de pacientes en espera por un órgano y el lunes último retornó al hospital Juan Pablo II, donde falleció.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.