Fueron protagonistas de uno de los gestos más bellos de Río 2016 y el COI las clasificó a la final

La neozelandesa Hamblin y la estadounidense D’Agostino cayeron en plena carrera y se ayudaron para poder llegar a la meta.

Este es uno de los costados más hermosos que tienen los Juegos Olímpicos, que demuestra que ganar no es lo único importante. La atleta neozelandesa Nikki Hamblin y la estadounidense Abbey D’Agostino dieron un verdadero ejemplo durante la prueba 5000 metros.

En plena competencia, Hamblin perdió el equilibrio y cayó al piso. D’Agostino, que venía por pocos metros por detrás, tropezó con ella y corrió la misma suerte. En primera instancia, fue la norteamericana la que dejó de lado la carrera y ayudó a su rival a levantarse, pero pocos metros después un fuerte dolor en la rodilla la obligó a detenerse. Allí, fue la neozelandesa la que le devolvió el buen gesto, esperó y le dio ánimos para que pudiera seguir.

Con más corazón que físico, ambas llegaron a la meta: Hamblin lo hizo en el decimoquinto puesto, con 16:43.61, y D’Agostino una posición después, con 17:10.02. Allí, se fundieron en un gran abrazo y recibieron una enorme ovación del público. Como recompensa, los jueces decidieron que, en caso de que estén en condiciones de hacerlo, ambas participen en la gran final del viernes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.