Hillary y Trump en su segundo debate se trenzaron en acusaciones personales

En su segundo debate televisivo, ni se estrecharon las manos rompiendo con el protocolo tradicional. Muchas de las discusiones fueron ajenas a las consultas de los moderadores.

Donald Trump y Hillary Clinton cruzaron anoche acusaciones en un tenso debate presidencial, empañado por un nuevo escándalo para el republicano por declaraciones abusivas sobre mujeres y acusaciones contra Bill Clinton.

En una discusión transmitida en directo por los grandes canales estadounidenses, el magnate y la exsecretaria de Estado se vieron nuevamente cara a cara en la universidad Washington de San Luis (Misuri). Con la tensión al máximo, los dos rivales evitaron darse la mano al ingresar al recinto del debate.

Trump repitió la afirmación de que sus alardes -grabados en un video de 2005 difundido el viernes- sobre haber agarrado a mujeres por sus genitales y besarlas a la fuerza fueron una “conversación de vestuario”.

Aunque pidió disculpas, el magnate dijo que aquello eran solo palabras, mientras que denunció que “Bill Clinton fue abusivo con mujeres”.

La demócrata contraatacó: “Éste es Donald Trump”, añadiendo que el candidato conservador “no está capacitado” para ser presidente.

Trump llegaba al segundo debate presidencial con su campaña hecha añicos desde el viernes a raíz de un video grabado en 2005 en el que la exestrella de televisión se jactaba, usando palabras y expresiones de extrema vulgaridad, de aprovecharse de su condición de celebridad para abusar físicamente de mujeres.

“Cuando eres una estrella, ellas te dejan hacerlo. Uno puede hacer lo que quiera”, se escucha decir a Trump en la conversación. Con la soga al cuello, Trump lanzó un sorpresivo contraataque minutos antes del debate, al reunirse, frente a las cámaras de los medios, con cuatro mujeres, tres de las cuales acusan al expresidente Bill Clinton de agresiones sexuales entre las décadas de los 70 y 90, y a Hillary Clinton de ayudar a su marido a denigrarlas.

Trump sacó a colación la polémica alrededor del uso de Clinton de un servidor privado de correo electrónico cuando era secretaria de Estado, amenazando con llevarla ante la justicia si es presidente.

“Si gano, daré instrucciones el Secretario de Justicia que nombre un fiscal especial para que investigue tu situación, porque nunca ha habido tanta mentira y tanta cosa oculta”, dijo Trump.

“Es muy bueno que alguien con el temperamento de Donald Trump no esté a cargo de la ley en este país”, respondió Clinton, a lo que Trump contraatacó: “porque estarías en la cárcel”.

Este domingo, en medio de una oleada generalizada de indignación, el propio presidente Barack Obama condenó las declaraciones de Trump en el video, que consideró “denigrantes”.

Caída en las encuestas del republicano

Desde el primer debate con Hillary Clinton el 26 de septiembre, donde se lo vio poco preparado, algo errático y agresivo, salvo en el primer segmento donde estuvo presentable, Donald Trump comenzó una caída vertiginosa en las encuestas y no sólo por su mala performance, sino por una serie de errores que cometió en las semanas siguientes, cuando se peleó con una ex miss Universo a la que llamó “gorda” y surgieron documentos que afirmaban que  había evitado pagar impuestos federales por 18 años. Hoy las encuestas no lo favorecen.

A nivel nacional, Hillary le lleva 4,6 puntos de ventaja, 47,5% a 42,9%, según el promedio de sondeos de Real Clear Politics.

Pero en el sistema político estadounidense es importante no tanto el voto nacional sino el resultado en cada estado, que según la población envía diferentes cantidades de electores a una votación final.

El candidato que reúna 270 electores gana la elección y puede surgir la paradoja de que un candidato haya obtenido la mayoría del voto popular y pierda, como le sucedió a Al Gore frente a GeorgeW. Bush en 2000.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.