Horror en Junín: “Maté a mi madre y a mi abuela porque Dios me mandó”

Los ciudadanos de Junín se encuentran conmocionado por el asesinato de dos mujeres, madre e hija. El crimen lo cometió un joven de 27 años.

Eran las cinco de la madrugada del sábado, y en Junín un joven llegó a una estación de servicio para comprar cigarrillos. Estaba ensangrentado y presentaba rasguños en distintas partes de su cuerpo, lo que llamó la atención del empleado, y llamó a la policía.

Cuando los uniformados interceptaron al joven, había robado una bicicleta de un local y se disponía a huir. “Maté a mi madre y a mi abuela. Dios me mandó a hacerlo”, contestó Jonathan Casazza (27) cuando los policías le preguntaron qué había pasado.

Al hacer la inspección en la vivienda familiar, ubicada en Rivadavia al 1000 de la localidad de Junín, hallaron en una de las habitaciones a Rosana Casazza (55) con un profundo corte en la garganta. En la cocina, con una herida similar estaba el cuerpo de Marta Beatriz De Thomas (75). Los peritos determinaron que los crímenes había sido dos horas antes de su llegada, aproximadamente. Encontraron una cuchilla de cocina, con sangre, que podría ser el arma utilizada por el joven.

Luego de investigar al entorno familiar, los vecinos comentaron a las autoridades policiales que Jonathan Casazza y su madre, Rosana Casazza eran esquizofrénicos y el joven había estado internado en un centro psiquiátrico, pero actualmente se encontraba realizando un tratamiento ambulatorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.