Incidentes: Una bomba molotov explotó en una de las puertas de la Legislatura porteña

En la convocatoria porteña, manifestantes encapuchados atacaron la Legislatura. Emotivo recuerdo de la familia.

Agrupaciones políticas, organizaciones sociales y organismos de derechos humanos se movilizaron en La Plata y en esta capital al cumplirse 11 años de la desaparición de Jorge Julio López, y reclamar también por la “aparición con vida” del joven Santiago Maldonado.

En Buenos Aires, un grupo de unas quince personas arrojó  un recipiente con combustible, provocando un principio de incendio de una de las puertas del edificio de la Legislatura porteña.

El hecho ocurrió pasadas las 18.40 en el cruce de las calles Perú e Hipólito Yrigoyen, donde los encapuchados primero tiraron una bomba molotov contra la puerta de madera de la Legislatura y luego rompieron los vidrios del restaurante Cabildo, ubicado en frente.

Efectivos de la Policía de la Ciudad, en tanto, precisaron que por los incidentes “no hubo detenidos”.

En La Plata

En la capital bonaerense, la marcha, que fue encabezada por Rubén López, hijo del testigo del juicio contra el genocida Miguel Etchecolatz, se concentró en Plaza Moreno, en pleno centro platense, y se movilizó por las calles de la ciudad hasta las puertas de los Tribunales Federales.

En otra manifestación, organismos de derechos humanos y agrupaciones de izquierda se movilizaron por el centro porteño, desde la Plaza del Congreso hasta la Plaza de Mayo, frente a la Casa de Gobierno también para exigir por López y Maldonado.

La protesta en La Plata se nutrió principalmente de agrupaciones vinculadas con el kirchnerismo como el Frente para la Victoria, Miles, Suteba, ADULP y contó con la presencia de dirigentes de esa facción política, como la concejal platense, Florencia Saintout, entre otros. “Estamos pidiendo por mi viejo y por Santiago Maldonado”, dijo Rubén López, quien al igual que muchos de los asistentes portó un cartel que contenía una silueta de su padre y en sus manos una foto del joven desaparecido tras participar de una protesta mapuche en Chubut.

Rubén López admitió que “más allá de lo que estamos buscando, yo sé que mi viejo con vida no está” y sostuvo que fueron “11 años difíciles de explicar con palabras, porque no hay un manual de cómo convivir con esto”.

En Buenos Aires, agrupaciones de izquierda y organismos de derechos humanos marcharon desde el Congreso a la Plaza de Mayo para pedir “basta de encubrimiento e impunidad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.