Julio De Vido acorralado por un complejo frente político y judicial, analiza renunciar a su banca

Con el segundo pedido de desafuero y detención dictado ayer, el ahora diputado nacional podría dar un paso al costado para evitar desgaste.

Peleado o distanciado con su ex jefa Cristina Fernández y, sobre todo, cercado por la acumulación de causas judiciales que lo tienen como eje, el ex súper ministro Julio De Vido está analizando renunciar a su banca de diputado nacional, según allegados informaron al diario Clarín. El hecho que lo llevó a este estado de ánimo fue la detención de su ex mano derecha, Roberto Baratta, ayer por la tarde.

A diferencia de lo que sintió cuando otros ex funcionarios suyos, como José López o Ricardo Jaime, quedaron tras las rejas, el apresamiento de Baratta fue para De Vido “un golpe al corazón”.

Imagen recurrente

El hoy diputado y alguna vez el ministro más poderoso de los gabinetes de Néstor y Cristina Kirchner, “no quiere aparecer en la foto con el casco y el chaleco” como ocurrió con todos los detenidos por causas de corrupción.

El diputado enfrentará desde el martes un proceso de desafuero de la Cámara de Diputados que puede concluir al día siguiente si es que el oficialismo logra conseguir los votos necesarios para expulsarlo, algo bastante probable.

En ese caso, las fuerzas de seguridad podrían cumplir de inmediato la orden de detención que libró el juez Luis Rodríguez, por orden de la Cámara Federal en la causa que investiga negociados en Yacimientos Carboníferos Río Turbio.

Si De Vido renuncia a su banca, habrá quedado a salvo de los debates en Diputados, aunque no podría librarse de los pedidos de detención que firmó la Justicia por diferentes causas.

Ayer mismo se agregó otro pedido de desafuero y detención a De Vido en el mismo sentido cuando el juez Claudio Bonadío procesó por “defraudación a la administración pública y administración fraudulenta” al ex ministro y a Roberto Baratta, que fue la mano derecha de De Vido en el ministerio de Planificación.

La medida incluye la prisión preventiva y es por irregularidades en las contrataciones de buques con gas natural licuado por los que se llegaron a pagar 15 mil millones de dólares con un desvío de fondos por más de 6.900 millones de dólares entre los años años 2008 y 2015. El embargo trabado fue de $ 1.000 millones para cada uno.

Embargado

Como consecuencia de la orden del juez, la policía detuvo en su casa a Baratta, ex subsecretario de Función y Control. En la causa fueron procesados sin prisión preventiva otras 23 personas.

Se les aplicó un embargo también, de $ 1.000 millones de pesos a cada uno. Baratta fue detenido con chaleco, pero sin el casco que hicieron famoso el empresario K Lázaro Báez, y los ex funcionarios Ricardo Jaime, José López y el contador de los Kirchner, entre otros detenidos célebres por corrupción del gobierno anterior.

Se defendió en su perfil de Twitter

El ex ministro de Planificación Federal del kirchnerismo, Julio De Vido, atribuyó el nuevo pedido de detención en su contra a un “escandaloso cierre de campaña” de Cambiemos, al advertir que el Gobierno necesita “montar este circo para aplicar el más escandaloso y brutal ajuste sobre el pueblo”.

“Un nuevo y escandaloso cierre de campaña que busca la privación ilegítima de mi libertad”, sostuvo.

Para el ex funcionario kirchnerista, en el macrismo “son puro odio, impotencia y rencor”.

A través de su cuenta de Twitter, De Vido sostuvo que el Gobierno “necesita montar todo este circo para aplicar el más escandaloso y brutal ajuste sobre el pueblo argentino del que se tenga memoria”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.