La bisabuela que vendió todo y se compró un motorhome para recorrer el mundo

Sara Vallejo tiene 82 años, vendió todo y decidió irse donde la lleve el viento.

‘Lo de Sara’ se llama el hogar de cuatro ruedas de Sara Vallejos (82) . Un poco antes de cumplir ocho décadas de vida, esta bisabuela vendió su casa, su auto, y se compró un motorhome para recorrer Latinoamérica. “No podía quedarme con lo que tenía, para mí eso era poco. Así que me propuse un proyecto de vida y salir a la aventura”, dice después de haber hecho más de 75.000 kilómetros manejando por las rutas.

La historia de Sara es reconocida en el mundo de los viajeros, la abuela viajera en su casa rodante ya lleva recorrida toda Sudamérica con un claro mensaje: «la juventud no tiene edad». Además ha escrito un libro donde narra sus experiencias vividas en cada destino que visitó, el mismo se llama «80 años no son nada» y ya está a la venta.

«Fue una chispa que brotó y no la pude apagar» cuenta Sara Vallejo cuando le preguntamos cómo empezó todo esto y agregó «quería comprar el motorhome y no tenía el dinero». «Me pregunté a mi misma para qué querés dos casas una que camina y otra que está quieta» relata y cuenta que reflexionó que seguro la casa que quedará le iba a costar trabajo mantenerla y seguiría generando gastos entonces tomó la gran decisión y la ejecutó «vendí la casa, el auto y todas mis cosas y me quedé con lo mínimo».

«Me puse a buscar el motorhome, lo conseguí y lo compré en Estados Unidos, tuve que esperar tres meses a que llegará en barco», así Sara adquirió la que sería su casa con ruedas durante dos años y la llevaría a viajar por diversas rutas de América del Sur y recorrer alrededor de 70 mil kilómetros.

Una de las pasiones de Sara es manejar, eso fue lo que la impulsó a realizar esta aventura en casilla rodante. En la entrevista la viajera cuenta con detalles cómo es viajar en su motorhome, la mayoría de los kilómetros los manejó ella, por lo general viaja en compañía de algún miembro de la familia (que la acompaña en ciertos tramos), o quizás algún otro viajero que conoce en sus paradas en los diversos destinos que visita. Siempre prefiere viajar de día y al momento de estacionar su casa rodante para pasar la noche y descansar se percata de estacionarla de manera que el amanecer le regale un paisaje inolvidable desde su hogar.

Sara tiene un espíritu jovial y aventurero. «Los sueños no son para guardarlos abajo de la almohada. Los proyectos hay que ejecutarlos, hay que dar el primer paso y después viene el otro y luego el tercero y ya estás embarcada en lo que sea»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: