La iglesia evangélica de Fraile Pintado despidio ayer los restos de los pastores asesinados en la semana pasada

En medio de un manto de sospecha y averiguaciones por parte de la Brigada de Investigaciones y Gendarmería Nacional, sobre las dos pastores y víctimas de la semana pasada, ayer domingo Orlando Patuto (48) y Manases Espíndola (21) fueron velados en el B° Santa Rita.

Tras la autopsia realizada en la tarde del sábado por la médica del Centro Judicial San Pedro, se supo que los pastores evangélicos que habían desaparecido en Fraile Pintado y que fueron encontrados muertos en inmediaciones del Río Negro II, murieron como consecuencia de una herida de arma de fuego en el cráneo.

Según se supo, ambos habrían sido ejecutados recibiendo cada uno un disparo en la frente con un arma calibre 22. Tras la diligencia, que fue realizada por la doctora Sandra Gaspar, poco antes de las 21 de esa jornada, los cuerpos fueron entregados a los familiares para su inhumación.

Fm Radio Speed, pudo dialogar con el pastor Jorge Vega y padre del joven Espíndola, quienes ayer por la tarde trasladaron sus restos a la localidad de Rosario de Santa Fé para luego ser inhumados. «Lamento mucho todo lo que le paso a mi hijo, al margen que tanto la policía como gendarmería están investigando y llegaron a comentar que él era de gendarmería o estaba en algo ilegal, pero solo quiero recordarle a la población que él era un fiel seguidor de Dios desde los 16 años y por esas cosas de la vida pago con la muerte, aquí en Fraile Pintado de algo que nos desgarro a nuestras familia y seres allegados» finalizo el padre de la víctima Espíndola.

Si bien las hipótesis de ambos asesinatos, se vuelcan a un posible ajuste de cuenta sobre Orlando Patuto, recordando a este medio, el pastor Jorge Vega dijo «que en el pasado, Patuto fue presidiario, participo en el motín de Sierra Chica e integró el clan de los «Doce Apóstoles» (el infierno del motín  de Semana Santa en el 96), hoy y desde hace varios año atrás, dio un giro rotundo a su vida, ya que dedico su tiempo a servir a Dios».

Por los pocos datos que cuenta la policía hasta el momento, la investigación se torna difícil por lo que se dio un identikit de la persona que fue a buscarlo y es por eso que se solicita a la comunidad la colaboración para dar con el paradero de este individuo o del automóvil.

Las actuaciones están caratuladas de «doble homicidio» y están a cargo de la Brigada de Investigaciones de Libertador General San Martín, con la intervención de la Fiscalía de Investigación en lo Penal, a cargo del fiscal José Blanco, el ayudante Fiscal Adolfo Froilán Flores y el secretario Agustín Jarma. A partir de hoy, al salir de turno la Fiscalía N° 9, proseguirá con la causa la Fiscalía N° 10 a cargo de la fiscal Silvia del Valle Farall y el ayudante fiscal Juan José Calderari.

Espindola - Matuto 1

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.