La joven abogada con parálisis cerebral que rechaza su pensión: «Lo que necesito es un trabajo»

Con esfuerzo, Cintia Loprete transitó la escuela primaria, luego la secundaria, estudió organización de eventos y derecho.

De sus días en la escuela primaria, Cintia Loprete -una joven con parálisis cerebral- recuerda que como tardaba en copiar, la maestra la esperaba antes de borrar el pizarrón. «Tenía 7 años, no caminaba, sino que gateaba: la maestra me llevaba a todos lados», cuenta agradecida con la docente del Instituto San Alfonso, que aceptó su discapacidad motriz.

«Viendo a mis compañeros aprendí a caminar y subir y bajar escaleras», asegura.

Cuando terminó el colegio empezó a trabajar en la empresa familiar, pero por las condiciones del país, el negocio cerró y empezó a estudiar organización de eventos en la facultad para tener una salida laboral. «Me recibí, pero no conseguí trabajo porque fui discriminada», cuenta Cintia.

«Sé que para que nos acepten aún falta mucho, ya que la sociedad no está preparada», lamenta Cintia.

Tal vez pensando en defender sus derechos, la joven decidió estudiar abogacía. Título en mano, ahora busca empleo, pero «no consigo trabajo. Pretenden que seas perfecto, que sepas todo y nadie empieza un trabajo sabiendo, ya que la teoría es una cosa y la práctica, otra». Le pasa como a cada joven egresado que trata de insertarse en el mercado laboral: «Me piden experiencia, pero si no me tomás, nunca la voy a tener».

«Soy una chica proactiva, siempre dispuesta a aprender, me gusta trabajar en equipo», se describe. «Manejo, me gusta el teatro, soy totalmente independiente. Vivo con mis padres porque estoy sin trabajo», continúa. 

«Mis padres, como todo padre, se preguntan qué va pasar conmigo el día que no estén», se preocupa por ellos y reclama la posibilidad de tener una vida plena como cualquier otra persona.

Cintia es clara: «Yo no quiero una pensión, yo quiero trabajar, quiero ser alguien en la vida, quiero sentirme útil». Su aspiración es trabajar para el Estado y ejercer la abogacía en la parte de discapacidad.

«La pensión se la dejo a los chicos que tienen una discapacidad más severa y exijo una pensión mejor para que puedan tener una mejor calidad de vida», proclama en defensa de las personas con discapacidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: