Las visitas íntimas a presos por violencia de género tras tres femicidios en cárceles fueron prohibidas

La decisión oficial se tomó luego que en enero Gabriel Herrera matara a su pareja en el penal donde estaba cumpliendo condena por haber asesinado a su esposa en 2006, también en una cárcel, e intentar matar a otra mujer en la misma situación.

Los 45 detenidos por causas de violencia de género y femicidios tienen prohibidas las visitas íntimas desde el miércoles último en Salta, decisión oficial que se tomó luego que en enero Gabriel Herrera matara a su pareja en el penal donde estaba cumpliendo condena por haber asesinado a su esposa en 2006, también en una cárcel, e intentar matar a otra mujer en la misma situación.

La decisión adoptada por el ministerio de Justicia salteño fue confirmada a medios nacionales por voceros del Ministerio Público Fiscal (MPF) de esa provincia.

Herrera mató durante una visita íntima el último 5 de enero a Andrea Neri, tras haber hecho lo mismo el 23 de marzo de 2006 con Verónica Castro en la cárcel de Metán, femicidio por el que cumplía condena en el penal Villa Las Rosas donde cometió el último asesinato.

“Este hombre intentó matar a otra mujer. En Metán lo querían matar los otros internos, por eso se lo trasladó a Las Rosas y volvió a matar. Creo que es un caso único”, dijo a Télam una fuente del MPF, quien contó que el doble femicida “ya presentó dos habeas corpus porque quiere que se lo traslade a Orán y quiere que su mamá lo visite. En la última audiencia, de la semana pasada, dijo: ‘¿No voy a matar a mi madre?’”.

Estos no son los únicos casos en Salta, ya que en 2009, en la granja penal de Orán, Marcelino Agüero mató a Eliana Coria y luego se suicidó. El femicida estaba preso por haber asesinado a su suegra.

Luego de tres asesinatos de mujeres durante visitas íntimas en cárceles, ahora el gobierno de Salta prohibió esos encuentros a los detenidos violentos, a la par que se comenzó a dar capacitaciones al personal penitenciario sobre prevención y asistencia en violencia de género.

También fue intervenida la unidad carcerlaria Villa Las Rosas y relevados provisoriamente de sus cargos el director Juan Carlos Gutierrez, el jefe de vigilancia, Jose Luis Ávalos y los penitenciario Fernando Velázquez y Hector Franco, quienes están imputados por “abandono de persona seguido de muerte, causa a la que se puede sumar el incumplimiento de deberes de funcionario público”, explicó el vocero del MPF.

En Salta hay cuatro cárceles: en Villa Las Rosas en la capital, Metán, Orán y Tartagal, donde “hay aproximadamente 2.000 internos, 45 de ellos con causas por violencia de género o femicidios”, detalló el profesional del MPF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.