Los bienes que dejó Néstor Kirchner pidieron congelar

La Justicia ya había dispuesto inmovilizar las cuentas ligadas a la sucesión. La Unidad de Información Financiera pide ahora que se extienda a propiedades y sociedades.

La Unidad de Información Financiera (UIF) pidió la inhibición general de los bienes de la sucesión de Néstor Kirchner en la causa Hotesur y otras relacionadas con supuestas irregularidades cometidas por la ex familia presidencial en el crecimiento y manejo de su fortuna, revelaron fuentes judiciales.

La solicitud fue presentada la semana que termina por el organismo que dirigen Mariano Federici y María Eugenia Talarico al juez federal Julián Ercolini y al fiscal Gerardo Pollicita en el caso Hotesur, que está dentro de la megadenuncia que hizo la diputada Elisa Carrió en 2008.

El pedido se realiza porque “se encontraron movimientos extraños” en la sucesión en la que el diputado Máximo Kirchner está nombrado administrador.

La UIF (el organismo antilavado) quiere, además, que la Justicia nombre a un administrador judicial hasta que se terminen las investigaciones sobre los Kirchner.

Ese organismo es querellante además en algunas causas o los jueces le han pedido una serie de informes sobre movimientos financieros sospechosos de los Kirchner o su entorno.

La cuenta total de los bienes de la sucesión daba, hasta principios de año, 60.440.299,66 pesos. En esa cuenta se incluyeron 25 propiedades, participaciones societarias en tres empresas, un auto, y depósitos bancarios por 33.791.077,67 pesos. Kirchner había invertido en 19 plazos fijos cuatro años atrás.

El mes pasado, el juez Claudio Bonadío había inmovilizado los fondos de la cuenta de la sucesión de Néstor Kirchner, una medida destinada a impedir el egreso de dinero de la herencia que dejó el ex presidente a su familia, pero ahora también se quiere inmovilizar a los bienes.

Bonadío dictó su medida en el marco de la causa en la que investiga a Cristina Fernández por la venta de dólar futuro en los últimos meses de su gobierno.

El magistrado ya había ordenado el congelamiento de fondos de las cuentas de la ex presidenta porque se había negado a cubrir un embargo de 15 millones de pesos.

La cuenta bancaria resumida en la contabilidad familiar como “Sucesión NCK,” que inmovilizó Bonadío, está abierta en el Banco Santa Cruz. En ella, según el resumen general del contador de la familia, Víctor Manzanares, había el mes pasado $ 484.361,33.

La semana pasada, la UIF, en medio de la batalla judicial por las cajas de Florencia Kirchner con casi 5 millones de dólares, había denunciado los intereses “exorbitantes” que pagó el Banco de Santa Cruz al ex presidente Néstor Kirchner y que son el origen de esa fortuna familiar.

El informe de la UIF se conoce cuando la sala I de la Cámara Federal, integrada por los jueces Eduardo Freiler y Jorge Ballestero, debe decidir si se mantiene el embargo preventivo que dispuso el juez federal Julián Ercolini sobre las cajas de seguridad de Florencia donde Cristina hizo depositar plata y se investiga, además, si la ex presidenta incurrió en el delito de insolvencia fraudulenta para evadir los embargos judiciales.

La UIF destacó que las tasas que pagó el Banco Santa Cruz -que es propiedad del Grupo Eskenazi- a Kirchner desde por lo menos 2008 “fueron desproporcionalmente altas comparadas con las de mercado”.

Además, señaló que el grupo Eskenazi se quedó con el 14,9 por ciento de las acciones de Repsol-YPF en 2007 gracias a la intervención de Kirchner, lo que sería un conflicto de intereses. De todos modos, en 2013, Cristina Fernández sacó al grupo Eskenazi de la YPF reestatizada dejándole una importante pérdida.

No se conoce el análisis financiero de la UIF, pero el diario Clarín reveló en 2009 que un año antes, cuando las tasas de interés promedio que pagaron los bancos fueron del 13,86% en pesos y 3,07% en dólares, Kirchner, según un informe de expertos contables que tuvieron acceso a su declaración jurada de bienes, cobró intereses que reflejarían una rentabilidad del 34% (si el capital inicial fue $ 11,4 millones) para las colocaciones en pesos y 47% (si el capital inicial fue U$S 1,7 millón) para las colocaciones en dólares.

En otras palabras, Kirchner obtuvo, depositando sus ahorros en el Banco de Santa Cruz, tasas que resultaron entre 2,5 y 15 veces superiores a las del promedio del sistema financiero.

En fuentes judiciales también se destacó que 2008 fue el año de la crisis financiera internacional por la caída del banco Lehman Brothers, de EEUU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: