Los riesgos de abusar de bebidas energizantes

En dos latas hay la mitad del máximo de cafeína recomendado para consumir. Especialistas alertan sobre riesgo de arritmias en jóvenes sanos, que son los que más consumen. Y además, por su combinación con otras sustancias.

na vez más, los especialistas advierten sobre los riesgos de abusar del consumo de bebidas energizantes que contienen cafeína y taurina, entre otras sustancias. Se trata de productos que han ido ganando terreno en el mercado asociados en particular a ciertas prácticas. Sin embargo, superar las dosis recomendadas o consumirlas asociadas al alcohol puede llegar a poner en riesgo la vida en casos extremos.

Esto puede ocasionar un cuadro peligroso en un solo episodio agudo en personas sanas, y lo que hay que tener en cuenta al respecto es que quienes más las consumen son adolescentes y adultos jóvenes que por sentirse sanos, no contemplan estos riesgos.

La Sociedad Española de Cardiología destaca -en un documento publicado el 17 de julio- la propiedad arritmogénica de estos productos y los asocia a eventos cardiovasculares graves y muerte súbita cardíaca. Explica que se comercializan como potenciadores de energía, de la atención y del rendimiento físico pero que se asocian a muchos casos atendidos en los servicios de urgencias, generalmente vinculados a otros consumos.

Lo que explican los especialistas es que los efectos adversos dependerán de diversas variables, como las dosis consumidas, el organismo del individuo, las condiciones del consumo y otros consumos asociados.

El 26 de abril, un adolescente de Carolina del Sur, EEUU, falleció -según determinaron los médicos- por sobredosis de cafeína. Había bebido un café con leche, un refresco con cafeína y una bebida energizante en un plazo de solo 2 horas. La oficina forense informó que Davis Allen Cripe, de 16 años, murió “por un problema cardíaco vinculado a la cafeína que probablemente le causó arritmia”. Si bien se aclaró que este tipo de circunstancias son infrecuentes, destacaron que las consecuencias se asocian a la velocidad con que tomó esas bebidas.

 

Por otra parte, hay que tener en cuenta que la Academia Americana de Pediatría sugiere que niños y adolescentes no consuman cafeína.

La mencionada entidad española detalla que los energizantes contienen dosis altas de cafeína, azúcar, taurina, vitaminas y extractos de hierbas, tales como guaraná y ginseng. Por otra parte, las diferencia de las bebidas deportivas isotónicas, las cuales no contienen cafeína y están diseñadas para hidratar y reponer electrolitos y carbohidratos (contienen agua y sales).

El jefe de Toxicología de la provincia, Sergio Saracco, explicó que estos productos ocasionan además deshidratación, aumento de la presión arterial y diuresis. Al perderse sales por la orina, también se favorece un funcionamiento cardíaco inadecuado.

La cardióloga Raquel Saa Zarandón, jefa de Unidad Coronaria del hospital Central, detalló que un energizante puede producir aumento del ritmo cardiaco normal en los jóvenes, arritmias de las más leves a las más intensas, crisis hipertensiva e incluso espasmo coronario, por lo que se puede llegar a un infarto.

No excederse de la dosis máxima recomendada. Esto, en la práctica, implica no consumir más de una lata o botella al día.

No utilizarlas como rehidratantes luego de la actividad física, pues la cafeína más bien tiene efectos diuréticos y puede acelerar la deshidratación.

Mujeres embarazadas y lactantes deben evitarlas por completo, lo mismo que personas con enfermedades cardiovasculares y trastornos neurológicos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.