Marcelo Fernández: Presidente del Banco de Desarrollo pidió disculpa a Brizuela

El presidente de la institución bancaria habló de Roberto Brizuela, quien reconoció que leyó mal y no fue el monto que menciono sino de U$S 840 y denunció irregularidades en el nombramiento de Elizabeth Amat.

Todo comenzo cuando hace unos meses, Roberto Brizuela, quien se dijo que era delegado gremial de la Asociación Bancaria y denunció irregularidades en el nombramiento de Elizabeth Amat, nuera del ex vicegobernador Guillermo Jenefes, como jefa de Relaciones Institucionales en el Banco de Desarrollo de Jujuy.

Además, sostuvo que la misma cobraría un salario de 100.000 pesos o superior, y se instaló la polémica por este nombramiento. La misma llegó a transformarse en una especie de combate entre funcionarios del gobierno provincial y el multimedio capitalino del Sr. Camusso, en donde se expresó que Marcelo Fernández, presidente de la institución bancaria, habría mandado a imprimir panfletos en contra del dueño de esta empresa periodística.

Fernández convocó a una conferencia de prensa para referirse a estos temas, y comentó la situación de Brizuela, mostrando un expediente de la justicia jujeña de un caso de extravío de un vale para pagar una factura del servicio de energía. De acuerdo al titular del Banco de Desarrollo, cuando se cambió el encargado en la sucursal de La Quiaca, se realizó un arqueo y se encontró un vale por 840 pesos, firmado por Brizuela el 30 de agosto de 2000, para pagar una factura del servicio de energía. La situación se denunció el 4 de octubre de 2000, y cuando informaron a Brizuela de la situación, éste comentó lo del pago de la factura de energía, pero en el expediente figura que había un contrato entre el Banco de Acción Social y un hombre de apellido Altoni, quien se encargaba de este tipo de trámites.

Para Fernández, ese importe se ocultó porque la deuda había sido pagada anteriormente y el importe no se contabilizó en la caja central. “Hay un faltante de 840 pesos de acuerdo a un expediente judicial. Este tribunal adhirió desde un principio a la doctrina que propiciaba que para accionar por exclusión de la tutela sindical era necesario expresar el tipo de sanción que se desea aplicar. Para el juez corresponde el desafuero”, dijo.

El titular del Banco de Desarrollo describió otros puntos del expediente judicial ante la prensa, explicando que los vales siempre se hacen con la anuencia de un superior y nunca por quien recibe el dinero, y que se rinden en el momento. El que motivó la causa, según figura en el expediente, no fue rendido hasta que se encontró en el arqueo y fue confeccionado por quien usó dicho importe. También dijo que en ese mismo expediente se considera que hubo daño patrimonial y una falta, porque se establece que el solo uso de dinero ajeno, aunque sea repuesto posteriormente, la constituye, y la falta se considera más grave cuando se trata de una persona a quien se le confió el manejo de fondos. Por ello, Fernández sostuvo que el entonces presidente del Banco de Acción Social, Raúl Ernesto Resúa, solicitó a la Asociación Bancaria el desafuero de Brizuela, el 17 de agosto de 2002.

La nuera y el panfleto

Por otro lado, Fernández comentó que en un multimedio capitalino se informó que él fue el responsable de encargar, imprimir y hacer circular un panfleto en el que se acusa al dueño de la empresa periodística de extorsión al Estado.

“No hago panfletos, no panfleteo a nadie, no me dedico a eso, soy un profesional, no un cuadro político. No participo en política, hace quince años que no paso por el comité radical, no voy a la Legislatura salvo cuando me ordenan los legisladores, para rendir cuentas. No estoy en la política. Descalifico el proceso de panfletos y no estoy de acuerdo con ellos; si tengo que decir algo soy vehemente y defiendo posturas, pero esto es querer instalar un tema que no hace más que confirmar que, evidentemente, el medio, a través de sus autoridades, tiene que mentir o embarrar a gente de bien por alguna razón que no entiendo”, indicó Fernández.

También sostuvo que recurrirá a la justicia para que el medio o los periodistas aporten pruebas de lo que se dijo, aunque sostuvo tener la conciencia tranquila, y frente a las cámaras, les dijo a sus hijos “yo no hice eso, no hago eso, no me hace falta hacerlo”.

En medio de la situación, Fernández se preguntó “¿qué puede estar pasando?”, y contó que se enteró que hay muchas personas a quienes no les agrada el multimedio, marcando que en el mismo se habría expresado que en el Banco de Desarrollo hubo muchos despidos, juicios, “que manejo mal el banco y debería ser despedido”.

“Fue un escándalo político porque quise nombrar a la licenciada Amat, que terminó siendo nuera de Guillermo Jenefes. No quiero ni poner ni sacar a nadie, a los cargos los solicita la Gerencia, eleva el petitorio al Directorio, fundamenta las razones del cargo, evaluamos si corresponde y dónde ubicamos a la persona. No la contraté porque se me dio la gana, porque ese no es el mecanismo que siguen el banco ni el directorio para nombrar a nadie”, subrayó Fernández.

En este sentido, se refirió al sueldo que Amat habría cobrado como trabajadora en la institución, indicando que a pesar de que se dijo que el mismo era de 100.000 pesos o superior, en realidad cobró 79.257 pesos.

Fernández dijo que el gobernador les pidió comunicar y transparentar acciones, y que para ello fue contratada Amat, en enero de este año, y empezó a trabajar en febrero. La gerencia la sometió a prueba, su trabajo fue evaluado con un contrato de febrero a junio, y “como sociedad del Estado que no incumple las normas laborales vigentes, no se puede mantener a una persona con contrato definitivo porque se puede considerar simulación de empleo. Entonces, a gusto y parecer de la gerencia, reunía curricularmente todo lo necesario y su trabajo en la institución lo acreditó. Por eso se solicitó el alta de la empleada, porque no podíamos seguir teniéndola en otras condiciones. No podemos hacer lo que hace la empresa que nos critica, que tiene muchos juicios laborales”.

Por otra parte, Fernández afirmó que lo que Amat cobró como empleada de la institución bancaria “es el contrato laboral que el gobernador honra, no como otros empresarios que no honran los contratos laborales y que tienen muchos juicios laborales, no cumplen con las leyes, explotan a sus trabajadores, no les pagan las horas extra y se abusan de la necesidad de la gente de poder trabajar. Encima los maltratan, y a eso no lo digo yo, lo dicen los innumerables juicios. El medio la toma con Jenefes y no es casualidad, porque le ganó muchos juicios a este multimedio”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.